ERISTE IV

Después del tramo III y de una tarde-noche muy agradable con unos cuantos miembros del CE*CIMA, llego el día del famoso tramo IV del Eriste. Nos levantamos a las 9 de la mañana, y nada más salir de la tienda se nos quitaron las ganas de barrancos….estábamos a 0ºC !!!!!!!. Menos mal que estaba despejado y el sol empezó a calentar el ambiente, y a la hora de entrar en el cauce ya estábamos a 15ºC.

Para ver el croquis del descenso y tener más información entrar en: http://www.barranquismo.net/paginas/barrancos/aigueta_eriste_IV.htm

Quedamos con Droid para desayunar en Castejón, en el pueblo había un ambiente impresionante, el bar estaba “bozao* de gente”, ya que eran fiestas y muchos “mozos y mozas” estaban desayunando en el bar, sin haberse acostado aún claro, como en cualquier buena fiesta que se precie XD.

*bozao- Palabra aragonesa que significa: lleno a reventar. XDXD

Tras el desayuno salimos hacia Eriste, dejamos el primer coche en la central, y con el segundo subimos por la pista que va hacia el refugio de Ángel Orús, desviándonos luego por una pista a la izquierda que nos lleva al puente de Tramarrius, donde empieza el descenso. El desvío hacia el puente está indicado con una pequeña pero visible señal.

En el puente se puede evaluar el caudal, si solo baja agua por la derecha de la foto, o el caudal que baja por la izquierda es mínimo, no hay problema. Si por la izquierda de la foto baja un buen chorro se pueden encontrar dificultades en el descenso. Tal como está en la foto, que prácticamente no cae agua por la izquierda no hay problema.
En este punto se puede entrar al barranco por el tobogán que vemos en la foto, saltando desde la izquierda orográfica o destrepando un poco más adelante.
En caso de hacer tobogán hay que tener en cuenta que tiene un rebufo, pero no da excesivos problemas, aunque a mi me dio un paseo submarino antes de sacarme.
Poco después llegamos al primer punto delicado del descenso, se trata de un rápel que termina en un pasillo estrecho, en el que el agua coge bastante fuerza, y hay que bajar casi hasta el nivel del agua, para luego hacer péndulo y cogerse al anclaje que hay en la pared opuesta a la que bajamos, donde hay una repisa en la que caben bien 4 personas. Existe la posibilidad de rapelar por el cauce hasta el mismo punto, pero nos pareció más complicado.




A continuación tenemos que avanzar por el pasillo, con cuidado por la fuerza del agua, incluso con más caudal sería obligatorio montar un pasamanos o hacer un rápel horizontal. Y llegamos al rápel más largo, bonito y espectacular del Eriste IV (desde mi punto de vista). Es de 25 metros por la derecha de la cascada, que se mete en un agujero impresionante con una estrecha salida al final. Aunque al principio parece que nos vamos a comer todo el chorro, luego no es así, y se baja sin problemas.

Pasillo.

Rápel 2- 25m.


Y para no aburrirnos llegamos a un rápel saltable de 2-3 metros, que en caso de saltar hay que hacerlo a la derecha, ya que hay una roca que baja desde la izquierda, o también se puede saltar lo más lejos posible para evitarla. Y en seguida otro tobogán, un pasillo muy bonito y salimos a cauce abierto.


Íbamos por la mitad y estaba siendo IMPRESIONANTE!!!!

El cauce continua abierto durante bastante rato, pasando una pequeña presa, un tobogán de 8 metros y el famoso T25. Este tobogán es cuestión de fe, cuando estás arriba no te lo acabas de creer, pero si… es un tobogán. Nosotros no lo veíamos claro, así que lo destrepé por la derecha y Droid tiró la mochila para comprobar que tal bajaba, y al ver que era bastante limpio, se animaron a tirarse como 2 valientes que son. Yo por mi parte ya tengo excusa para volver.
Droid en el tobogán de 8 m.

Tobogán de 25 m.

Seguidamente llega un rápel de 25 metros, que nos pareció complicado descenderlo por la cascada, aunque después de ver unos videos en el Youtube, ya no me lo parece tanto, así que como el T25, para la próxima. Optamos por rapelar desde la izquierda por una zona de árboles, que en 2 rápeles nos dejaba en la poza de recepción evitando la cascada. Nosotros rapelamos el primero y saltamos el segundo de unos 8-10 metros.


Aunque la foto no es muy buena, se puede apreciar a Droid en la parte superior derecha de la foto preparándose para saltar, después de haber rapelado el primer tramo.
Seguido vienen unos toboganes con poco interés, que se pueden evitar con un pasamanos por la derecha que estaba en muy mal estado, pero por suerte no tienes que colgarte de ellos.

Llegamos a los 3 últimos rápeles, uno de 15 destrepable por la derecha y dos de 6, siendo saltable el último.


Este es el final del descenso, el retorno se puede realizar continuando por el cauce hasta Eriste, o subiendo a lo jabalí-recto y para arriba por nuestra derecha que en 10 minutos nos deja en el sendero, que en 10 minutos más nos lleva a Eriste. Nosotros elegimos esta opción. Tardamos unas 4 horas en descender el barranco y volver al coche, con muy buen sabor de boca, encontrándonos unos bonitos caballos en el retorno.



Valoración: 9,5 /10. No le pongo un 10 porque siempre esperaré encontrar otro barranco mejor.

Más fotos aquí: http://picasaweb.google.es/vistor29/EristeIV

Y un video aquí:

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados