Oscuros del Balcés

Después de terminar el primer curso de descenso de barrancos Cima’08, aprovechando que nos encontrábamos por la zona de Sierra de Guara, y que en Barcelona ese lunes era festivo, nos dirigimos al los Oscuros del río Balcés.

Un grupo bastante numeroso, pues muchos de los asistentes al curso de barrancos se unieron al grupo, ya fuera del curso que se dio por finalizado el día anterior.

Los barranquistas: Esther, Neo-4, Mechas, Jèmma, Mark, Ruben, Raul y un servidor (droid)

La aproximación es clara, tomamos la carretera que va de Bierge a Rodellar, y al poco de pasar el collado del barranco Fondo, indicado por un cartel, veremos una pista que sale de la carretera por el lado derecho. La pista es clara ya que en la entrada hay 2 contenedores de basura.
Seguimos por la pista y dejamos el coche poco antes de encontrar una cadena que corta el camino. A partir de aquí seguiremos a pié.

El primer tramo de aproximación lo haremos en subida por la pista principal hasta dejarla por un sendero por su lado derecho en una curva de ésta a la izquierda. El sendero sigue subiendo hasta el mismo borde del barranco, magnificas vistas desde este punto. Aquí, entraremos ya en los dominios del valle del río Balcés, continuaremos bordeando la montaña que quedará a nuestra izquierda mientras que el valle quedará a nuestra derecha. Después de un buen rato de descenso por el sendero llegamos a una tartera donde el camino ya desciende mucho más vertical en zig-zag hasta el mismo cauce del río.
Continuamos la aproximación por dentro del cauce.


En este punto el río es ancho y tiene poca profundidad, pero ya se apreciaba que había bastante cantidad de agua. A pesar de la poca profundidad la fuerza del agua se dejaba notar y hacía pensar que al estrecharse el barranco el caudal podría ser bastante alto.


Seguimos avanzando por el cauce hasta llegar a los enormes caos donde empieza propiamente en barranco.

El agua se empieza a canalizar entre las rocas y coge fuerza. Los bloques están equipados para poder rapelar desde ellos, habiendo varios rápeles posibles para descender.

Nosotros optamos por seguir por encima de los bloques el máximo recorrido posible, pues la el agua entre las rocas parecía tener bastante fuerza, los pasos no se veian muy claros y en el grupo había muchos novatos.

Llegado a un punto donde ya era muy complicado seguir por encima de los bloques, descendimos rapelando a un sitio donde había fuerte corriente de agua, pero poca profundidad, por lo que se podía progresar de forma segura.

Una vez superados los caos, el barranco se estrecha y encontramos con los oscuros, en la entrada una gran roca desprendida cubre la mitad del paso por el lado derecho. Se puede pasar por debajo de la roca o destrepar por la izquierda.
Por la derecha había mucho caudal de agua y una fuerte corriente que se perdía en la oscuridad por lo que no vimos muy claro entrar por ahí.
Un par de nosotros descedimos/destrepamos por el lado izquierdo, por donde se podía bordear la roca de la derecha y desde donde pudimos ver la salida sifonada del paso bajo la roca. El sifón termina con un resalte de unos 2 o 3 metros, por donde el chorro de agua saltaba con mucha fuerza, así que hicimos bien en no pasar bajo la roca, ya que en el mejor de los casos el sifón nos hubiese absorbido y lanzado por el resalte.
Debido al fuerte caudal que salía por el sifón, también descartamos destrepar por ese lado, así que volvimos a remontar unos cuantos metros, con bastante dificultad debido al chorro de agua que caía por el resalte, hasta donde estaba esperando el resto del grupo.

Finalmente evitamos el desprendimiento por encima de la gran roca, donde al final de la cual hay una instalación para rapelar.


El rapel solo tiene unos 4 o 5m, pero en la recepción la fuerza del agua nos arrastra hacia adelante, y hay que agarrarse a las paredes o hacer oposición para mantenerse estático unos metros después del rapel.

A partir de este punto el agua va totalmente acanalada entre las estrechas paredes del barranco. La progresión es peligrosa porque un resbalon haría que la corriente nos arrastrase, lo que sería peligroso debido a las abundante piedras y pequeños resaltes en esta zona.

Seguimos andando con cuidado mientras podemos, y haciendo oposición por encima del agua donde la profundida ya es excesiva y impide andar sin ser arrastrados por el agua.

Llega un punto donde terminan los resaltes y el agua ya cubre. Esta es la mejor parte del barranco y la más divertida en mi opinión.
Nos dejamos arrastras por la corriente en posición de ‘floating’ mientras disfrutamos de la impresionantes paredes que nos rodean. Muy por encima nuestro se ve el cielo cuando las paredes son lo bastante rectas para no ocultarlo.

Llegamos a un punto donde el barranco se ensancha un poco y el agua pierde fuerza en una pequeña badina donde ya tocamos fondo. En la salida de la badina el agua cae por el último rapel del descenso.


El rapel esta equipado con un pasamanos volado para evitar el chorro de agua que caía. La recepción de la cascada estaba muy agitada, por lo que progresamos por el pasamanos, y desde el final de éste soltamos la baja y nos dejamos caer al agua. El fuerte caudal nos arrastraba solo caer al agua, unos 20m hasta donde el barranco se abre completamente y terminan los oscuros.


A partir de este punto el barranco es abierto, algunos resaltes y algún que otro pequeño salto buscado. Al poco rato llegamos a la salida. Un GR muy bien señalizado cruza el barranco. Salimos por el lado derecho del cauce, remontando el GR hasta el parking donde habíamos dejado el coche.

…Próximamente el vídeo, ya que en las fotos no se ve ninguno de los rápeles ni pasos conflictivos.

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados