Réunion 2013: Costa este

costaeste

Este artículo es una guía de los barrancos de la Costa este en La Réunion, que se complementa con la guía general del viaje y otras zonas:

Costa este

Una vez habíamos realizado los barrancos de mayor envergadura que nos habíamos propuesto (todavía quedaba alguno, pero la motivación disminuyó debido al cansancio y la tensión acumulada) en la zona de Plaine des Palmistes, decidimos cambiar de zona y nos dirigimos a la costa este. Colocamos nuestro campo base en la costa, en Saint André, donde teníamos mucha oferta de alojamiento, buenas temperaturas (después del frio pasado en Cilaos y Plaine des Palmistes) y muchos servicios. Escogimos la casa Ti’Case Nagou que resultó ser muy buena.

Por cierto, si quereis comprar souvenirs baratos, en Santa Anna hay una iglesia católica muy bonita y una tienda al lado con muchos productos fabricados en Madagascar.

Como barrancos en esta zona realizamos los siguientes:

Dudu inferior

La aproximación del barranco es inmediata, y desde donde se deja el coche se puede ver la última cascada de su parte superior. A excepción del caos del principio del barranco, es muy contínuo, por lo que es un buen descenso en líneas generales.

Los rápeles suelen ser muy cerca del agua (caliente, o al menos no tan fría como en las otras zonas), aunque se evita el activo. El penúltimo rápel final (el que aparece en todas las fotos) tiene unos bloques de basalto que lo hacen muy estético.

En la última vertical que da al rio, se puede hacer el primer rápel de 35 desde el arbol sin fraccionar porque hay una instalación antirroce. En general el barranco está muy bien equipado con antirroces, aunque como siempre no hay que descuidarse y es importante proteger cualquier roce, poner los desviadores, etc. El segundo rápel especialmente tiene roces malos y corta cuerdas.

El retorno se hace por mitad de la selva, a través de un bosque primitivo muy bien marcado. La subida, cómo no, es muy vertical, y se tarda 1,5h exactas. Es un retorno compartido con el Bras Sec.
Ojo, no bajar la última cascada al rio principal, ya que el camino equipado sale justo antes por la izquierda.

Rivière des Roches

Se trata de un río muy engorgado con muy poquito desnivel. La parte inferior es muy turística y también se baja en kayak en época de mucho caudal.

La aproximación es muy cómoda y el retorno inmediato. Como características, el barranco está lleno de saltos y toboganes. La única precaución debe ser los movimientos de agua que hay que esquivar. Solamente tiene un rápel, que es evitable a través de un bosque por la derecha con unos pasamanos.

A mitad del cañón también se puede llegar caminando, ya que en general es un rio abierto. De hecho, nosotros hicimos de pirañas ya que les fastidiamos la velada de amor de una pareja de bañistas que nos encontramos

La última cascada llega a la poza que se llama “Bassin la paix”, donde llegan también los bañistas a pie. La cascada tiene 18m (uno de los saltos más típicos de La Réunion) y se llega a una badina enorme de 100m de diámetro. Allí se puede montar una larga tirolina de 70m ya que hay instalación en unos bloques en la playa turística.
Como no la montamos el día que llegamos, lo que hicimos fue volver otro día única y exclusivamente a montar nuestro parque de atracciones. ¡¡¡Vaya invento la tirolina!!!

Takamaka 3

Lo más impresionante de este cañón se puede resumir en su nombre. Es la típica foto de las tres grandes cascadas del valle del Takamaka hecha desde los helicópteros. A realizar por su estética, pero no merece la pena nada más. Y el retorno es bastante duro, así que es para hacerlo una única vez en la vida.

Más allá de eso, el barranco no ofrece grandes atractivos, aparte de las vistas inmejorables desde el parking superior (y único), ya que se puede ver todo el valle y el imponente Bras Magasin (otro de los grandes barrancos de la isla).

La aproximación es siempre en bajada, de 40 minutos aproximadamente, y siempre cogiendo las bifurcaciones hacia la izquierda.

El barranco en sí es muy grande. Tiene tres cascadas que se rapelan por fuera del agua (porque puede haber sueltas automáticas de la presa superior), con recepción en badinas enormes. La primera badina, especialmente, es preciosa, ya que se pueden ver todos los afluentes que le llegan. Como contrapartida, los rápeles son muy sucios. El primero desde un árbol atravesando el bosque, el segundo tiene un pasamanos delicado con las chapas rotas, roces y algunas instalaciones algo precarias. A valorar cambiar cordinos y cintas. Y el último no se ve por donde va y puede llegar a crear confusión.

El retorno se inicia en un vivac des braconniers (pescadores furtivos), por una escalada un poco sucia por la izquierda. Un poquito antes hay unas escaleras metálicas que NO son las del retorno. A partir de esa escalada sucia, el retorno es cómodo, con escaleras todo el rato. El tramo final, desde la central intermedia hasta la superior, son 1500 escalones interminables, numerados para poder proseguir el avance.

Bras des Lianes

Es un barranco “medio”, que cuenta con verticales y badinas grandes, pero no tiene mucha dificultad ni tampoco se puede comparar con los grandes en importancia. Su principal aliciente es la cascada du Chien, la vertical más importante.

Es curioso porque en la subida por la carretera se siguen paneles indicadores de la cascada, pero luego no encontramos ningun mirador ni punto donde se viera de una forma decente, solo hay un lugar con una pintada en un quitamiedos que pone “Cascade du Chien” y que es un saliente expuesto donde se ve parcialmente.

El barranco está bien instalado, con pasamanos para acceder a cabeceras, pero tiene bastantes roces y no hay ningun rapel limpio. Siempre id con cuidado. ¡También hay algun salto!

El último tramo del barranco es un caos de bloques de más de 1km que se puede hacer sin neopreno ya que el agua está filtrada y no se toca en ningun momento tras la última poza y la confluencia con el Bras Pitón. La salida del rio está enfrente del afluente prácticamente, no 60 metros antes como dice la reseña. Está marcada con pintura e hitos y el bloque es grande y visible.

Ravine Blanche

Nosotros lo denominamos “la bestia”, ya que muchos días veíamos su gran cascada de 300 metros desde la carretera. Al final, solamente algunos de nosotros, los tres más valientes, decidimos intentar el descenso.

El barranco es bastante inaccesible y tiene unas 4-5 horas de aproximación, conociendo el camino. Nosotros revisamos todas las reseñas que teníamos, información GPS, consultas, etc y decidimos atacar el descenso “en alpino” sin revisar antes la aproximación, y fue un error.

Siendo previsores, comenzamos a andar a las 4:30 am y nos encontramos caminos cerrados y muy vestidos de barro, selva y vegetación con pinchos. Ya dudamos cuando cruzamos el Bras Piton en la primera parte y cuando fuimos encontrándonos más y más caminos perdedores, que iban minando nuestra moral porque íbamos muy cargados (cuerda de 120m por persona, material de reequipar, comida y vivac por si acaso).

Al llegar a la “cabaña” (que en realidad son dos uralitas rotas en el suelo en un lateral del camino) ya llevábamos 4 horas de andar y deandar por caminos en la selva. Y desde allí quedaba todavía la peor parte de la aproximación. Así que decidimos abortar el descenso aquel día, y también los siguientes porque estábamos muy bajos de moral. De vuelta, nos metimos en el Bras Pitón superior para aprovechar el día.

Por tanto, si se quiere realizar con garantías, es muy recomendable hacer la aproximación un día antes sin peso, y señalizarla para el día del descenso, porque será de noche e ireis muy cargados de peso.

El descenso es de alto nivel porque en la gran cascada de 300 metros se cruza el caño y hay fraccionamientos en el activo. Las instalaciones están en un estado regular pero aguantan bajo el agua. Por supuesto, no olvidad el material para reequipar y entrad solo un día claro sin lluvias, que podrían ser muy peligrosas.

Bras Piton

Del Bras Piton solo hicimos la parte superior, ya que nos metimos tras darnos la vuelta en la aproximación al Ravine Blanche, y para aprovechar la mañana, decidimos hacer este tramo. No tiene dificultad, todo está instalado por fuera del agua (para el RIF 2012 se supone) y en la última cascada del tramo superior no encontramos un último fraccionamiento, así que descendimos desde la cabecera del pasamanos con grandes roces hasta la marmita final, lo que hizo que costara recuperar la cuerda un poco.

La parte inferior debe ser más interesante por la vertical que tiene, pero nosotros nos salimos por el escape de la derecha tras patear un buen rato por bloques, ya que solo teníamos un coche.

Costa oeste

Para finalizar nuestro viaje ya fuera de los barrancos, nos fuimos a la costa oeste, zona es más calurosa y que reune una mayor oferta de alojamiento y de turismo.

En esta zona también aprovechamos para hacer submarinismo y para intentar avistar ballenas, aunque no tuvimos suerte y nos tuvimos que conformar con hacer snorkel. Las últimas noches, ya de relax aprovechamos para ver la oferta nocturna y de ocio, visitando alguna discoteca con grandes recuerdos (Titty Twister, entre otras) y conciertos en el muelle, de la mano de M’Toro Chamou.

Equipo: Alex Andrea, Carlos Borges, David Cabañas, David Domingo, Luis Rodríguez, Raúl Rodríguez
Texto: Luis Rodríguez, David Domingo
Fotos: David Cabañas, Raúl Rodríguez, Luis Rodríguez
Video: Alex Andrea, Raúl Rodríguez, David Domingo

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados