Azores, el nuevo Dorado del barranquismo

cover-azores

Hemos finalizado el verano barranquero en el medio del océano Atlántico, en las islas Azores, descubriendo un excepcional lugar para barranquear y disfrutando de un magnífico encuentro como es el CIMA (Canyoning International Meeting Azores) organizado por nuestros amigos de Desnivel Portugal.

Las Azores son 9 islas formadas por roca volcánica y selvas subtropicales, que azotadas por las lluvias regulares y la humedad constante, alojan una gran cantidad de barrancos en un territorio muy pequeño. Su máximo exponente es la isla de Flores, que en una superfície de 25 x 15 kilómetros, se pueden encontrar hasta 40 barrancos, algunos de ellos de gran belleza o deportividad.

Gracias al trabajo de divulgación de Desnivel y los encuentros CIMA, las Azores (y especialmente Flores) se está descubriendo a la comunidad barranquista y pronto va a ser el nuevo El Dorado del barranquismo, un destino tan habitual como Córcega, Ticino o Madeira.

Ferreiro

CIMA

El Canyoning International Meeting Azores es un nuevo encuentro de barranquismo que arrancó en 2014 en la isla de Flores y en el 2015 continuará en la isla de Sao Jorge, para en el 2016, volver a la isla de Flores porque se convertirá en un CIMA-RIC, alojando el encuentro barranquista internacional más longevo e itinerante de todo el mundo.

Para nosotros es el mejor encuentro de todos los que hemos ido. Algunas de las razones: Es una zona realmente remota, hay pocos participantes y mucha interacción porque los alojamientos y actividades están realmente concentrados, la organización cuida de los participantes con información y soporte de forma permanente, se realizan actividades complementarias muy interesantes y hay muchas facilidades para solo preocuparse de pasarselo bien barranqueando.

Este primer año realizamos una presentación del equipo NKO mostrando nuestros valores, objetivos y diversos videos de nuestros viajes, llegando a mucha gente internacional que no nos conocía antes.

charla-azores-nko

El único punto negativo que hemos tenido es un rescate en el que tuvimos que participar para ayudar a un grupo que había tenido un accidente con la caida de un barranquista. Fuimos los primeros en llegar hasta el herido y sus compañeros porque nos encontrábamos en el cañón de al lado y estuvimos junto a ellos toda la operación hasta sacarlo a la carretera.

Por desgracia, el accidentado no ha podido recuperarse de la lesión producida por la caida y, seguramente, no podrá volver a barranquear. Esto nos muestra el grado de compromiso de barranquear en lugares remotos donde el rescate es complejo por la falta de medios y la asistencia sanitaria tampoco está cerca, seguramente un accidente similar en el continente no hubiera tenido tales consecuencias.

Rescue in Algares

Pero de la experiencia negativa, nosotros ganamos unas buenas amistades en el grupo que ayudamos, que se mantienen y nos han permitido realizar nuevos descensos y compartir buenos momentos.

Flores

Flores es una de las islas más pequeñas y más alejadas de las Azores, ya que es la que se encuentra más al oeste de todas. Tiene principalmente dos zonas de barrancos: las vertientes oeste y este. Como es tan pequeña y las carreteras están en buen estado, moverse cada día alrededor de la isla no es un problema.

Fajazinha

Al ser un lugar tan pequeño y remoto, el viaje hasta Flores es largo (hasta 4 aviones desde España) y una vez allí hay pocas opciones de alojamiento y vehículos. Nosotros estuvimos con el encuentro CIMA en el Hotel Occidental que es aceptable, aunque también hay bastante oferta de casas de ecoturismo. Los coches son casi todos pequeños, pero suficientes para la isla, ya que las carreteras son aceptables y las pistas transitables están en buen estado. A nivel gastronómico, los restaurantes son más escasos, y no hay grandes superficies para comprar comida, todo se reduce a pequeños colmados que no tienen gran variedad de productos.

Recomendamos el restaurante Casa do Rei para hacer una última cena de despedida, ya que es un lugar cálido y ecológico, con mucho cuidado a los detalles y que tiene un sabor auténtico.

La isla para acompañantes no barranquistas ofrece unos cuantos senderos para recorrer acantilados, playas de rocas y selvas; unos recorridos en barco por la costa; submarinismo; subir al pico más alto de la isla en coche; saltar a la isla vecina Corvo; y ver las caldeiras del antiguo volcán. Aunque parezcan muchas actividades, se quedan cortas para más de 3-4 días en la isla.

Los barrancos

Hablando de los barrancos, la mayoría son verticales, no hay grandes caudales (salvo alguna excepción), algunos caen hasta el océano y todos están formados por roca basáltica, agua muy oscura y vegetación que cubre todo de verde.

Casas

Fueron abiertos y equipados por la asociación Desnivel entre 2004 y 2010, aunque han sido revisados recientemente para los encuentros. A raiz de esto, se ha publicado un libro con los descensos más interesantes de todas las islas. Es la guía de referencia e imprescindible para ir a barranquear a las Azores: Along water trails… in Azores

La equipación sigue una política de bajo impacto, lo que significa que hay puesto lo imprescindible para descender con seguridad, pero faltan muchos anclajes que en Europa continental sí que los encontraríamos. Por ejemplo, las instalaciones en cabecera de verticales están en lugares expuestos para evitar ser arrasadas por crecidas, y en muchos barrancos los pasamanos de acceso a estas cabeceras se montan desde árboles sin instalación previa natural (no hay cintas o cordinos en los troncos): hay que elegir el árbol más robusto o mejor colocado y descolgarse hasta la instalación que se encuentra en la cabecera para rapelar.

Otra característica de Flores-Azores son los barrancos que acaban directamente en el océano, con su última cascada cayendo sobre el agua salada, sin nada de costa o playa de rocas. Dos ejemplos son los barrancos Alquevins y Barrosas, los más interesantes a realizar de este tipo. Para el retorno de estos barrancos, es obligatorio contratar los servicios de un barco que venga a recogernos directamente del océano. Para esto, recomendamos preguntar precios en el Hotel Occidental ya que tienen un barco para hacer visitas turísticas a la costa de Azores y son barranquistas también, por lo que conocen perfectamente los barrancos y sus necesidades. Nosotros lo usamos para Alquevins y para Barrosas. Salir nadando hasta la playa más cercana es muy largo (solamente factible con Alquevins) y especialmente peligroso, así que lo desaconsejamos totalmente.

Alquevins

Ahora describiré los barrancos que nosotros realizamos y algunos consejos:

Cabo y Algares

Estos son los típicos barrancos para empezar en la isla, para acostumbrarse a la vegetación, roca y verticales.
En el Cabo, la aproximación discurre por unos campos de vacas minados de boñigas y después muy blandos hasta llegar al cauce. Los rápeles son bastante largos pero fáciles de montar, muchos desde árboles muy evidentes y bastante abiertos.

En el Algares sólo entramos para el rescate en el que ayudamos, pero tenía una estética similar, con un punto más técnico. La última parte era más bonita.

Cabo

Ferreiro

Es el barranco más visible de la isla ya que la cascada más larga forma parte de la serie de cascadas que se ven desde el Lago dos Patos, una de las fotos más famosas de Flores. Se trata de la cascada de la izquierda, la más formada, aunque tiene menos agua que la cascada de la derecha que se trata del rio principal Ribeira Grande y que tiene un rapel directo de 80 metros (también es un barranco abierto, pero con menos interés, y posiblemente no se ha repetido nunca después de abrirlo).

Las primeras cascadas del barranco están excavadas en una gorga con pozas profundas y pronto se llega hasta la gran vertical final, sin zonas de andar apenas. Desde la cabecera de esta vertical, hay unas vistas magníficas del lago y el resto de cascadas hermanas a la izquierda orográfica.

Ferreiro

El descenso de esta vertical es un poco “guarro” ya que su morfología es compleja y las instalaciones se encuentran en lugares poco accesibles, ya que hay mucho roce al principio y largos péndulos más abajo. Todo está montado así para escapar de la caída de piedras que puedan impactar en barranquistas o en las instalaciones bajo episodios de crecidas.

El barranco evidentemente acaba en el lago, y la única forma de salir es cruzándolo hasta la zona de picnic-trekking de la otra orilla, que después habrá que recorrer (muy cómodo) para llegar a los vehículos.

OJO, cuidado en el cruce del lago!
Aparentemente es un bonito lago de agua estancada pero esconde una vegetación subacuática muy abundante que impide el nado y la progresión hasta la otra orilla, ya que se enreda con las extremidades y no deja avanzar. Incluso puede provocar un rato de agobio y agotamiento, así que preveer una estrategia para cruzarlo:

  • Llevarse colchonetas hinchables para subirse encima y nadar solo con las manos de forma suave.
  • Colocarse lo más horizontal posible (ayudándose de la mochila) y nadar lo más suavemente posible dejándose llevar por la inercia.
  • El primero que pase una cuerda guía, muy útil para los siguientes en cruzar, que nadaran menos y se enredaran menos.
  • No llevar nada colgando ni fuera de la mochila que se pueda enganchar. En nuestro grupo, una persona que llevaba el arnés por fuera de la mochila colgando, se le enredó en la vegetación subacuática y acabó en el fondo, y no pudimos recuperarlo por la densidad.

Ferreiro

Casas

Otra de las cascadas más vistosas de la isla, ya que la última vertical cae al pueblo de Faja Grande, justo al lado de una casa que también puede alquilarse como alojamiento, Casas de Cascata. Para mi, es la cascada más bella de toda la isla, ya que en paralelo también caen los barrancos Cao y Jose Fraga, pero son menos estéticas.

Nosotros decidimos hacerlo integral, empezando en un entramado de pistas con niebla en la parte superior de la isla, que hacía afinar muy bien la intuición para saber que se está en el arroyo adecuado. Si no es por los carteles que había colocado la organización y la descripción de la guía, no acertamos, ya que la cabecera son diversos torrentes que se juntan en campos de vegetación de media altura, de progresión lenta.

La parte superior del barranco es anodina y resbaladiza, realmente no aporta mucho salvo por hacer una jornada más larga y completa. La topo no coincidía mucho y las instalaciones eran muy escasas, así que había que buscarse bastante la vida por los árboles y los destrepes para avanzar.

Casas

La llegada a un camino que cruza el barranco indica el inicio de la parte inferior, menos resbaladiza, más engorgada y con rápeles más largos. Hasta llegar al gran umbral de la vertical final (120 metros).

Esta vertical se empieza a descender por la izquierda orográfica, por el agua, hasta hacer un cruce de vena para llegar al fraccionamiento que hay en la derecha orográfica. En la cabecera hay una instalación más reciente por la derecha orográfica, totalmente por lo seco, con un avalakov de roca y un parabolt, pero totalmente desaconsejable ya que no se podrá recuperar la cuerda desde el fraccionamiento por los roces y el peso.
Estos anclajes fueron instalados algunas semanas antes de nuestro paso por un grupo francés que no quiso bajar por el agua por el caudal y el viento, pero tuvieron que abandonar allí una cuerda, que nosotros recuperamos por ser el primer grupo que lo repetía desde entonces.

El fraccionamiento que es el paso más complejo de todo el barranco, está a 3 metros del agua, cerca de un gran bloque, hasta que no se está muy cerca no se ve. Pero no es excesivamente complicado llegar a él, no hay que pendular. El siguiente rápel tiene más de 50 metros, id con cuerdas de 60 metros porque con cuerdas de 50 metros no se llega.

El último rápel desde la gran repisa hasta la poza final es evitable, por la izquierda se puede salir siguiendo la repisa-acequia y llegar a la casa.

Casas

Alquevins

Su atractivo es que acaba en el océano y tiene algunas formaciones basálticas interesantes. Pero comparado con otros barrancos, no tiene un interés especial, para acabar en el océano, recomendamos más el Barrosas.

Tiene rápeles largos en zonas abiertas sin gorga y la vertical final tiene unos fraccionamientos bastante cómodos. Nosotros cometimos el error de bajar la vertical antes que el barco llegase y nos estuvimos que esperar mucho rato colgados en los fraccionamientos. Así que la estrategia cuando tienen que recogerte en barco es poner las cuerdas y esperarse en cabecera de la última vertical hasta que se vea venir el barco y entonces empezar a descenderla.

Alquevins

Mouco

Mouco es uno de los cañones más remotos y técnicos de la isla. Pese a su caudal muy bajo (o casi seco) es uno de los obligados a programar en un viaje a Flores.

Se encuentra en el noroeste de la isla, donde no hay carreteras ni poblaciones. El acceso pasa por el faro de Ponta Delgada, un bonito lugar habitado principalmente por vacas. La pista asfaltada te lleva hasta un sendero de uno de los trekkings más interesantes de la isla, el que conecta el norte con el este por donde no hay carreteras.

La aproximación desde la pista pasa por dos barrancos primero y el Mouco es el tercero, aunque hay que valorar que es un barranco y que no, porque no es evidente. De nuevo, hay que tirar de intuición. El truco es que los tres barrancos corre algo de agua.

La primera parte es anodina, muchas gradas y rampas e instalaciones muy escondidas en una zona abierta, que sumado a que la topo indica caminos que cruzan el cauce donde no los hay (entre R6 y R7 no vimos camino, no fiarse 100% de las topos), nos hizo perder bastante tiempo para descenderla. A continuación se llega a un par de repisas que dan a la cabecera de la vertical principal, el paredón del Mouco. Con unas vistas brutales al océano.

Mouco

Aquí hay otro punto instalado por el grupo francés para acceder con seguridad a la instalación de cabecera, pero no es necesario porque con un alargo o daisy se llega bien. El primer rápel es vertical por la pared buscando el fraccionamiento, que está un poco desviado del rápel y totalmente colgado. Desde allí, las vistas sobre el resto de la vertical y la sinuosa gorga de después hasta el océano son una de las mejores imágenes de la expedición (foto de portada de este artículo). El siguiente rápel es totalmente volado y para llegar al siguiente fraccionamiento hay que realizar un péndulo (en volado! pero no muy complicado) para llegar al bloque incrustado en medio de la pared, donde está el doble anclaje. Este es el paso más técnico y que le da el v6 de dificultad al barranco. Después, viene un rápel ya muy cómodo hasta la poza final.

Si se quiere evitar ese péndulo, con una cuerda de 80m se puede hacer el rápel directo a la poza sin pasar por el bloque incrustado. Ojo con la caída de piedras en esta opción porque es habitual. Fraccionando con el péndulo, sacamos la línea de rápel de la línea de caída de piedras.

Después le sigue una gorga de arenisca-basalto muy excavada y estética, que tiene instalaciones por fuera del agua salvo uno de los últimos, que está en medio del cauce y muy deteriorada por las crecidas.

El retorno es también un pelín largo y quizá perdedor. Se sale al mar y se toma hacia la derecha, de forma evidente. Se va por la playa dejando la isla Maria Vaz y llegando a una pequeña península. NO hay que bordearla, sino cruzarla por la misma altura de la playa. Hay paredes pero también hay unas cuerdas y una escalera si os fijais bien en la roca. Hay que escalar un poco pero se pasa bien. Después se sigue por la playa siempre mirando hacia lo alto del acantilado hasta que se ve unas vallas de madera del mirador. A esa altura, hay que estar atento a las terrazas porque por alguna de ellas se puede subir y encontrar un viejo camino con mucha pendiente que sube al mirador.

Mouco

Ilheus

Cambio totalmente de tipo de barranco. Ilheus es el más famoso de la isla y el más bonito, porque se trata de unas gorgas oscuras y fáciles donde disfrutar del ambiente encañonado. Tienes parte superior e inferior, y todos las aproximaciones se realizan por caminos muy evidentes y cómodos. Otro imprescindible de la isla.

La parte inferior es una gorga muy cerrada y formada, con saltos, toboganes y rápeles diferentes del resto de verticales de la isla. Es el típico que realizan las empresas de aventura (creo que solo existe WestCanyon de nuestro amigo Marco Melo), y también nos podemos encontrar con vestigios de las instalaciones antiguas que pusieron los locales antes de venir los barranquistas.

El retorno sube por un camino muy directo en pendiente hasta un bosque que cruzándolo se llega al camino bueno y cómodo de senderismo que vuelve a los coches.

Ilheus

Esguilhao + Funda

Aunque pueda parecer un barranco de segunda categoría, nosotros le encontramos mucho interés. Es un barranco muy continuado con bastantes pasamanos a montar, cascadas largas, rápeles por el agua, … Son 3 horas de descenso sin parar, y al llegar al retorno, nosotros recomendamos seguir por el cañón Funda (parte inferior del Esguilhao) hasta el océano, ya que deja una jornada bastante completa, y aún da tiempo a realizar otro descenso corto.

Esguilhao

El Funda es más encajado y oscuro que Esguilhao. La salida está justo antes de caer al océano, antes del último rápel que no hay que hacer. Hay que remontar por unas cuerdas fijas por la izquierda y luego unas escaleras. Es el único escape por donde se puede subir en esa zona, si bajas a la playa ya no hay salida. Ese camino sube algo perdedor al principio por vegetación alta y luego al bosque, que tras cruzarlo lleva al camino empedrado que sube al pueblo desde la cabecera del barranco.

Por otra parte, en el pueblo que se llega del retorno (Ponta Ruiva) hay un mirador muy solitario y bonito, y junto a él, una lugareña tiene un museo de como vivían antiguamente en la isla, además de ofrecerte un licor de frutas silvestres muy bueno, que también puedes comprar allí. Es un museo que no aparece en ninguna guía y la lugareña no habla más que un portugués muy cerrado, pero es muy recomendable entrar y sentir la sencillez de estos lugares tan remotos.

Funda de Ponta Roiva

Barrosas

Es otro barranco que cae directamente al océano en una bonita cascada volada y la mejor opción para hacer la combinación con barco (obligatoria en este descenso).

Al principio empieza sucio ya que es el antiguo vertedero de los pueblos superiores. Durante el encuentro realizamos una campaña de limpieza y sacamos mucha basura del barranco entre todos los que lo descendimos, pero seguro que queda mucha todavía.

Después sigue abierto y un poco “guarro”, con alguna formación pero sin mucho interés. Luego, cuando se aproxima al océano, todo cambia, el barranco entra en una gorga de arenisca-basalto muy formada y estética donde hay saltos y toboganes, hasta llegar al umbral de la salida al mar. Aquí se monta un pasamanos-rápel hasta la cabecera del último rápel en el borde. Desde aquí son 18-22 metros de rápel, segun marea y oleaje. También está la opción de salto limpio, porque el océano cubre otros 20 metros en esta zona. OJO al oleaje para que no te arrastre con la pared y puedas llegar lo más cómodamente al barco.

Barrosas

Un teaser del video de la expedición:

El video completo:

Y más fotos:

Canyoning in Flores/Açores (Portugal, sep-oct2014)

Equipo: Arantzazu Aguilar, David Domingo y un montón de amigos que hicimos allí y compartimos descensos.
Texto: David Domingo
Fotos y Video: Arantzazu Aguilar, David Domingo

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. estaria interesado en los libros.

  2. Buenas, estoy planeando una escapada por las islas Azores y he topado coneste artículo tan interesante.

    Sobre tu experiencia, en cuanto a material me recomiendas algo en especial?

    llevo tiempo buscando información para que no me falte de nada, la verdad es que mi equipo era bastante reducido y he ido mejorándolo basándome en una lista de la web zoonax ( http://zoonax.com/mochila-de-barranquismo/ ) que pregunté y me dijeron que estaba muy bien resuido todo.

    a parte de eso no se si me faltaría algo mas. te agradecezco la ayuda. un saludo, Carmen L.

Comentarios cerrados