Barrancos en las Islas Canarias

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hacía algunos años que teníamos pendiente una visita al archipiélago de las Islas Canarias, de las que nos habían hablado muy bien nuestros amigos canarios y otros visitantes ocasionales. En 2014, aprovechando que nos habían invitado al IV ÑOOO (el Encuentro de barranquismo de Canarias), viajamos una semana a Gran Canaria y Tenerife a descubrir algunos de sus mejores barrancos.

Desde aquí debemos dar unas gracias enormes a Victor Arencibia, David Rodríguez y Goyo Oliva por su acogida y acompañamiento en todo nuestro viaje!

Barranquear en Canarias

Los que somos de la Península Ibérica pensamos erróneamente que en Canarias siempre hace calor y buen tiempo, y que bajar allí en enero o febrero significa pasar unos días de verano en medio de nuestro invierno. Pues estamos bastante equivocados, porque en el clima tropical de las islas también hace frío y viento, especialmente en las partes altas de la montaña y el noroeste de las islas. Y es lo que nos encontramos nosotros también, que volvimos diciendo “joder si que hemos pasado frío en Canarias:)

Pero esto no impide barranquear porque normalmente los barrancos son poco acuáticos y de carácter torrencial. Tras lluvias llevan mucha agua y se disfrutan al máximo y luego van bajando los niveles progresivamente hasta muchos secarse durante la primavera-verano.

En todas las islas con orografía abrupta (por su origen volcánico) hay barrancos: desde Gran Canaria a Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro, aunque obviamente contra más grande es la isla, más posibilidades de barrancos deportivos tiene. Y la característica principal de los barrancos es la verticalidad, en la mayoría tienes rápeles de 50 metros y bastante desnivel a descender. En todo esto nos recuerda a la isla de Madeira, vecina de las Canarias en el conjunto llamado la Macaronesia.

ÑOOO

La principal excusa para viajar hasta Canarias era la invitación al IV ÑOOO, un encuentro de barranquistas que tiene dos objetivos claros: Dar a conocer los barrancos de Canarias a gente de la Península y crear comunidad barranquista en las islas mediante el contacto con barranquistas de otros lugares. Por tanto, la socialización entre diversos grupos fue una de las prioridades del evento, que lo consiguió con creces.

Para esta socialización contribuyó que, por problemas técnicos, no se pudieran distribuir información de los barrancos entre los participantes, así que se hicieron grandes grupos con alguna persona local para ir a los barrancos. Esperemos que en el futuro encuentren otro método mejor :)

Por nuestra parte, realizamos la proyección “Islas y cañones” con un repaso de diversas islas (Mallorca, Córcega, Madeira, Réunion) a través del descenso de sus barrancos, y las diferencias entre ellas. Los canarios están muy interesados en viajar a otras partes de Europa y pensamos que enseñándoles videos de otras islas se animarían. Madeira les queda muy cerca, y Mallorca o Córcega (tan próximas a nosotros desde Barcelona) les quedan un poco más lejanas.

También participamos en el concurso de fotografía, que ganamos con esta foto de la isla de la Réunion. ¡Muchas gracias al jurado!

Gran Canaria

Durante el encuentro ÑOOO estuvimos realizando descensos en la isla de Gran Canaria. Hay barrancos por toda la isla, y en la zona oeste se encuentran los más salvajes que necesitan casi una expedición para descenderlos. Es difícil indicar que zona es mejor buscar alojamiento, ya que las carreteras para cruzar la parte oeste son muy malas, y siempre acabaras dando la vuelta por la autovía de la costa este. Nosotros estábamos alojados en El Pozo durante el encuentro y fuimos tanto al sur para hacer las Niñas como al norte para hacer Majorro y Palmar.

La característica general que nos encontramos en Gran Canaria es que todos los barrancos tienen muy buenas vistas, ya que son poco engorgados y las entradas están bastante altas, así que en muchas cabeceras de rápeles tienes unos buenos paisajes de los valles mientras esperas para rapelar. Otra característica es que la instalación de los barrancos es buena pero la colocación de los anclajes favorece a los roces, así que llevaros protectores e id con cuidado para evitar desgaste y rotura de cuerdas.

En esta isla hicimos los descensos de las Niñas, Toro, Majorro, Palmar y Manta, porque eran los que se encontraban mejor de agua en la época que los hicimos. Para reseñas, hay que rebuscar por internet o preguntar a gente local. En BarrancosCanarios.com hay algunas.

Niñas

Este barranco es un caidero entre dos embalses, y cuando el embalse superior desagua, baja mucha cantidad de agua por el barranco. El embalse inferior es el más grande de toda la isla, pero rara vez se ha llenado.

La aproximación pasa por la mitad del barranco donde ya se ve la cascada superior y la inferior, y en este punto cambia de la derecha a la izquierda orográfica para seguir subiendo hasta casi la presa superior, donde empieza el descenso.

Nosotros lo cogimos con un nivel bajo de agua, no corría y las pozas estaban a medio llenar. Aunque había que llevar el neopreno completo porque algunas cubrían. Con este caudal, se hacía un poco difícil imaginar la trayectoria del agua en la gran cascada, porque había muchas formaciones y rebotes, y las instalaciones estaban muy alejadas de la vertical, donde tenía que llegarse penduleando.

En general, un buen barranco con verticalidad, marmitas colgadas y perforadas, pero que no lo disfrutamos en exceso porque el grupo que íbamos era demasiado grande (20 personas!)

Toro

A este barranco fuimos por la tarde y acabamos justo para llegar al coche de nuevo sin tener que encender el frontal, aunque no se veía casi nada =)

La pista de acceso está cortada por los cabreros de la granja que hay en los terrenos privados, así que si no se tiene su consentiemiento para pasar, habrá que andar mucho más tiempo o bien coger una pista alternativa solo para coches 4×4 potentes.

La verdad es que a medida que avanzas con el coche o andando en aquella zona tan volcánica de antiguos cultivos, no te imaginas que pueda haber agua cerca, pero una vez se llega a un collado, se ven los dos barrancos (Toro y Águila) y en el fondo del Toro te encuentras con diversas gorgas poco formadas con pozas que cubren y pequeños rápeles.

Al final, un conjunto de muchos saltos y algun rápel corto hasta llegar a un rápel más largo que da paso a una zona más abierta donde se anda por el cauce hasta el último rápel largo, aunque hay justo antes un escape a la izquierda que es el que cogimos nosotros porque se nos hacía de noche para continuar!

Majorro

Majorro y El Palmar son dos barrancos paralelos que se encuentran en el pueblo pintoresco del Risco, en la costa oeste de la isla. Antes de subir hacia el pueblo del Risco es obligatorio hacer una parada en los bares de la curva de la carretera, especialmente en el bar-tienda Lolo.

La aproximación sube bastante directa por la ladera en búsqueda de un collado que da acceso a la parte superior de la montaña. Se pasa por el Paso del Gordo y tras 20-30 minutos se llega a una senda llana por la que se caminará hacia la derecha hasta las cabeceras tanto del Majorro como El Palmar. Desde allí (y desde todo el barranco), las vistas son magníficas.

El Majorro es bastante vertical con rápeles largos, algún tobogán un poco extremo y una pequeña gorga, aunque en general es bastante abierto. Las dos últimas verticales son el mayor interés del descenso, con fraccionamientos un pelín técnicos.

Tras este último fraccionamiento que es el final del barranco, nosotros cogimos las terrazas hacia la izquierda para ir en dirección a El Palmar sin perder altura. Y así poder combinar Majorro con la segunda parte de El Palmar en el mismo día. No hay camino marcado para hacer este flanqueo, pero es bastante largo y en algun punto un poco expuesto, hay que buscar cual es la terraza más segura y buscar hacia la izquierda el valle de El Palmar.

Palmar

Como decíamos, nosotros llegamos desde el Majorro, pero se puede llegar por una senda mucho más evidente desde el Risco, la que va hacia el Charzo Azul (zona de excursionismo-turismo muy conocida y final del barranco) y remontar el barranco por sus laderas. Por Majorro se entra en una zona de pozitas para bañistas y se empieza por un mini tobogán-lanzadera repetible.

El Palmar sigue la tónica general del Majorro: rápeles largos con roce hasta llegar al final donde hay una gorga con unos rápeles más formados y un pelín más técnicos. El último rápel entre las paredes se puede hacer tobogán desde 1/3 del descenso y le llaman “El Recolocador”, no hace falta decir nada más :)

Manta

En nuestro tercer día de descensos íbamos a descansar un poco y solo realizamos un descenso. Bajamos de nuevo a la zona de Las Niñas para hacer la Manta, en el valle de al lado. Un barranco corto y accesible, con muy buenas vistas como todos.

Se sube directo por zona muy seca y al poco te encuentras con una gorga muy bajita pero con pozas muy profundas y excavadas. Como la gorga es baja, se puede salir en muchos lugares y repetir saltos, porque la mayoría de rápeles son saltables o destrepe+salto. El único rápel largo es el último pero que nosotros no lo hicimos para no tener que subir cuerda larga jeje.

Después de esto nos fuimos a comer unas tapas a la playa de El Pajar, en el Bar Playa “El Boya”.

Tenerife

Tras pasar unos días por Gran Canaria en el ÑOOO, cogimos un ferry y nos movimos a Tenerife a seguir barranqueando (y a pasar frío jaja). Aunque no teníamos mucho tiempo para este viaje (3 días por isla) preferimos dar una vuelta por dos islas para analizar que posibilidades hay y realizar nuevos viajes más largos.

En Tenerife nos alojamos en el pueblo de El Palmar (no confundir con el barranco de Gran Canaria), en unas casitas rurales muy acogedoras. Está en el noroeste (parque de Teno) y cerca de muchos barrancos en esa zona. Al igual que en Gran Canaria, la parte oeste tiene carreteras muy malas, y a veces es mejor moverse por las autopistas del norte y sur de la isla para cambiar de costa (y de temperatura :)

Para conseguir reseñas de Tenerife, además de la página que hemos mencionado antes, hay un viejo libro de Edu Gómez dedicado enteramente a Tenerife. Aunque algunos de los barrancos que salen reseñados han cambiado o han estado prohibidos, es una buena fuente de información todavía.

Tenerife permite realizar muchas actividades además de barranquismo, así que es un destino ideal para un viaje barranquista/multiactividad de una semana por lo menos. Nosotros volveremos seguro!
En esta primera escapada descendimos Carrizales, Lomo Morín, Arcos de Chimoche entre otros :)

Carrizales

El clásico de la isla. Muy estético, fácil y enclavado en un lugar increible de valles verticales y barrancos que van a parar al mar en la costa oeste. Vecino del famoso barranco turístico-senderista de Masca. Tiene unos colores grises y verdes muy bonitos, y una gorga excavada en el basalto volcánico muy espectacular a nivel estético, y que forma pozas, toboganes y rápeles cortos. En general, deportivamente hablando es un barranco fácil, del nivel del Viu de Llevata que tenemos en nuestro Pirineo. Aunque hay que poner atención a las crecidas, ya que hubo un accidente mortal el año pasadoo por exceso de caudal y maniobras incorrectas.

Para realizarlo hay que pedir permiso y no está permitido llegar al mar, hay que salir antes por una salida señalizada. Antiguamente, cuando se bajaba hasta el mar, la salida por allí era muy perdedora. Por la salida actual, el retorno es también algo perdedor, pero hay que seguir los hitos de piedra y remontar todo el barranco hasta el coche.

Durante el barranco tendremos que cruzar varios “caos de cañas”, así que nosotros lo rebautizamos como “cañizales” :)

Lomo Morín

Lomo Morín lo combinamos con Carrizales por la tarde. Es un barranco corto y muy curioso. Se trata de un barranco seco que hace 60 años decidieron usar para transportar agua de la parte alta a la parte baja y quitarle la cal que contiene. Para eso construyeron acequias que vierten el agua por el barranco en la parte superior y la recogen en la parte inferior. Por este motivo, es un barranco con agua constante todo el año (y bastante abundante). La cal que transporta el agua se desposita en el barranco encima del basalto original lo que provoca unas formaciones muy porosas donde ha crecido vegetación y todo en conjunto es muy curioso.

Para el acceso, es casi imprescindible combinar coches. En este caso la aproximación y retorno son bastante cómodos, en llano-bajada por las acequias. Una vez en la cabecera, las vistas vuelven a ser magníficas y se recorren unas terrazas muy bonitas al principio pero al final se hacen eternas, porque se hacen 200m de desnivel por lo menos. Al final del barranco, tras el último rápel también se debe destrepar durante mucho rato para llegar a la acequia de salida.

Los rápeles que tiene son un pelín técnicos, porque hay que poner desviadores recuperables, pasamanos a reuniones colgadas y el último rápel es uno de los más bonitos de la isla, porque se baja por una rendija completamente por dentro del caño del agua (muy difuminado).

La instalación del barranco también es curiosa, ya que cuando no se ha podido instalar en el basalto original, ha habido que colocar unas varillas larguísimas para atravesar toda la capa de cal (unos 20cm) blanda depositada en el barranco por el agua tras décadas cayendo. Por supuesto, esta equipación sufre también el desgaste y la cal va quedando incrustrada en los anclajes que hay bajo el agua.

Arcos de Chimoche

Como cambio radical del Lomo Morín, al día siguiente fuimos al Archos de Chimoche, un barranco seco que se encuentra en el norte de la isla, en el parque de la Orotava, en las laderas del Teide. La zona superior de la Orotava es un bosque de pino muy bonito y que te transporta de nuevo a la Península, aunque a lo que nos acercamos al barranco y vemos ese basalto descompuesto, volvemos a la realidad que estamos en una isla volcáncia.

La aproximación a pie si vamos con un solo coche es un pelín perdedora porque hay muchas pistas y caminos por dentro del bosque en la hora u hora y media que nos cuesta llegar a la cabecera. Mejor ir bien documentado o acompañado.

La primera parte de Arcos es la más interesante, porque la roca es muy blanda y se han formado unas gorgas y meandros espectaculares. Parece que se está en los cañones de Utah (EEUU) en arenisca. Hay rápeles cortos en toboganes muy pulidos y tumbados. También hay algunos destrepes con ortigas, cuidado :)

Tras salir de los Arcos, se sale a la caseta de Chimoche y se sigue por el lecho del barranco dentro del bosque haciendo rápeles en resaltes de basalto, con mucho menos interés que su parte superior. Si se sigue progresando, pasaremos por las bocas de galerías-túneles y se llega a otra media parte, donde nos salimos, aunque se puede llegar rapelando siguiendo el barranco hasta la Caldera.

Como recomendación gastronómica, en el aparcamiento inferior hay un restaurante lleno de turistas senderistas pero que hacen unos platos típicos muy buenos :)

Infierno

El Barranco del Infierno es el barranco más importante de Tenerife, pero está PROHIBIDO. Tanto su descenso como el acceso por camino hasta su última cascada deportiva, ya que hay muchos desprendimientos y el camino no se mantiene. Aún así, podemos deciros que es un descenso muy interesante :D Un barranco de grandes dimensiones, con una gran cuenca, que tiene grandes bloques en el cauce, grandes tubos de 100m, grandes circos y desniveles. Y su última gorga es espectacular.

Mantiene una equipación en buenas condiciones, a excepción de la reinstalación del rápel de 100 metros, que las crecidas arrancan cada poco tiempo. La necesidad de llevar una cuerda de 100m (para evitar riesgos), los problemas que han tenido otros compañeros y la prohibición del descenso, han hecho de este barranco algo místico también :)

Adjuntamos fotos de su interior.


Equipo: Arantzazu Aguilar, David Domingo, todos nuestros amigos canarios: Victor Arencibia, David Rodríguez, Goyo Oliva, Oscar Ruiz y mucha gente del encuentro: Salva, Pepe, Carles, Miguel Ángel, Alex, Johnatan, Oriol, Albert H, Albert G, Victor F (Mojopicon), etc!
Texto: David Domingo
Fotos: Arantzazu Aguilar, David Domingo, Goyo Oliva

Más fotos del viaje barranquista:

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados