Comparación de caudales

Los barrancos pueden cambiar mucho según el caudal de agua que lleven a la hora de descenderlo. De un apacible paseo entre bonitas formaciones con un hilo de agua para refrescarse en las cascadas, se puede pasar a un infierno de agua blanca desbocada que convierten el descenso en una prueba de técnica y fuerza en cada obstáculo.

Aquí os dejamos algunos ejemplos de barrancos que hemos descendido con fuerte caudal y en periodo de estiaje seco o casi seco, con la diferencia de dificultad y tiempo, aunque los hemos disfrutado casi por igual.

Estas cuatro primeras fotos corresponen al barranco de Otín en Guara. La vez de fuerte caudal no nos atrevimos a bajarlo, porque era nuestra primera visita y no conocíamos sus características, aunque ahora si que lo bajaríamos con esa cantidad de agua.

Uno de los primeros resaltes, rapelable o saltable.

Comparación caudales :: Otín

El primer gran salto de agua, unos 70 metros de cascada.

Comparación Caudales :: Otín

Estas dos fotos son de la garganta de las Gloces, con un hilo de agua y con un caudal majo, aunque no daba problemas.

Comparación Caudales :: Gloces

Estos cambios de caudal se producen entre estaciones o tras fuertes lluvias, no es habitual que un barranco crezca así en horas, aunque siempre hay que estar atento a la metereología y a la cuenca de recepción del barranco antes de meterse. Es un consejo!

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>