Entrenamiento en grandes verticales

gv-portada

Una parte importante de nuestro entrenamiento para el viaje a Réunion 2013 es el descenso de grandes verticales y todas las maniobras y características que implican. En Réunion casi todos los barrancos tienen rápeles de más de 80 metros y cascadas fraccionadas de más de 100 metros, así que tenemos que acostumbrarnos al “patio” y la gestión de los recursos de la forma más eficiente posible.

Características generales

Cuando nos colgamos a más de 100 metros del suelo y tenemos que montar rápeles y fraccionamientos con cuerdas muy largas, hay una serie de técnicas de seguridad y progresión muy importantes a a practicar.

Nosotros vamos a ir indicándolas a medida que relatamos las verticales que hemos descendido como entrenamiento, pero no las vamos a explicar en detalle, para eso es mejor recibir formación, practicar mucho con manuales y, sobre todo, tener una buena documentación como puede ser el libro Descenso de barrancos. Técnicas avanzadas. de la editorial Desnivel, en la que están explicadas estas técnicas de forma minuciosa por parte de nuestro compañero Mario Gastón.

Descenso de barrancos. Técnicas avanzadas

También recomendamos aprender las técnicas y realizar bastante espeleología, ya que muchas de sus maniobras básicas se aplican especialmente en las grandes verticales de barranquismo. Esa práctica dará comodidad y recursos para luego salir de reuniones colgadas, ascensión por cuerda, fraccionamientos, etc.

Zona de Vadiello (Guara)

En la zona de Vadiello de Guara hay unos cuantos barrancos secos con verticales, nosotros estuvimos un fin de semana de invierno practicando bajando el Lazas (240 metros de vertical) y el O’Ciego (40+130 metros).
En el Lazas practicamos dos maniobras:

  • Péndulos laterales para llegar a los dos primeros fraccionamientos desde la cabecera de la vertical. Como además tenían roce y bajábamos en simple, hay que reforzar la capacidad mental para ejecutar todo tranquilamente.

    En la foto podeis ver como estábamos distribuidos en las reuniones mientras el equipo de cabeza estaba en la penúltima reunión, en paralelo se iban descendiendo todos los rápeles aunque no nos juntábamos más de dos en cada reunión.

    Lazas

  • Instalación de la vertical por un grupo de cabeza que va montando todos los rápeles en simple, y desinstalación por un grupo de cola que recupera todas las cuerdas. Esta forma de instalar es necesaria cuando no hay cuerdas suficientes en todo el equipo para instalar la vertical en doble, o incluso en simple. Lo que obliga a que el grupo de cabeza y cola carguen con muchas cuerdas y peso.

    cargado

En el O’Ciego reforzamos la coordinación del equipo, ya que estábamos 7-8 personas para bajarlo. E intercambiamos los roles de montar y desmontar para que todos practicáramos las maniobras.

ociego

Salt de Sallent d’Olot (Girona)

Ya hacía años que habíamos bajado el Salt de Sallent d’Olot, pero esta vez repetimos porque llevaba mucha agua y nos parecía importante bajar verticales con agua (difíciles de encontrar en nuestras latitudes). La cascada tiene 120 metros.

Esta vez practicamos tres aspectos:

  • Salir de reuniones colgadas. El salto está instalado al estilo “espeleo” y hay un par de reuniones en las que no hay pies y hace falta montar pedaleta para salir.
  • Esperar en reuniones bajo el agua. Estábamos a principios de una primavera fría y lluviosa, así que el agua bajaba realmente fría y nos congelaba las ideas estando bajo el chorro pulverizado en los dos últimos fraccionamientos. Algunos hicimos una mala elección de ropa y sufrimos las manos heladas para maniobrar y rapelar. Hay que tener cuidado con esto si se debe esperar mucho rato bajo una cascada.
  • Comunicación por walkie. Aunque en el Salt no es necesario porque hay visibilidad directa, quisimos probar hablarnos por walkies de cara a cascadas más altas y con más agua que imposibiliten el contacto visual o por pitidos. No nos salió bien porque usamos walkies malos/viejos y sin pilas suficientes, pero ya hemos mejorado el equipamiento y ahora van bien unos walkies con batería en bolsas estancas colgadas del arnés de pecho.

Ah, el Salt de Sallent d’Olot también tiene un péndulo corto no es obligatorio ya que se puede bajar un poco más y después escalar hasta la reunión.

Larrandaburu (Pirineos Atlánticos)

El Larrandaburu en el Pirineo francés tiene una cascada de unos 130 metros, aunque hay muchas filtraciones y solo corre un hilo de agua que no sirve ni para mojarse. Aquí practicamos tres maniobras principalmente:

  • La última reunión es muy pequeña, así que hay que mantener un orden con todo el material que se cuelga de ella para que luego el resto de maniobras de recuperación y anclaje sea cómodo. Dos personas se encuentran incluso incómodas, así que es mejor que una de las dos se bloqueé de la cuerda de rápel pero no se ancle a la reunión hasta que no sea imprescindible (por ejemplo, los dos últimos para recuperar la cuerda del anterior rápel).

    larrandaburu

  • Tiene roces muy evidentes a 70-80 metros del suelo, así que los protegimos con protectores, pero también hubiera estado bien montar un desembragable para ir moviendo las cuerdas. Algo que aprendimos para las próximas veces.
  • Hicimos el clásico montaje en cadena de la cascada, dejando cosida en doble toda la vertical y cada persona esperando en la cabecera del rápel que había montado con su cuerda. Esta forma, si es posible realizarla, es la que permite ir más deprisa, pero en grandes verticales no suele ser posible porque no llevamos tantos metros de cuerda.

También tiene un péndulo lateral, pero tiene muy buenos pies y es muy sencillo de realizar.

Boter (Lleida)

El Boter es la pared vertical más alta de Cataluña dentro de un barranco. Y tiene unos 225 metros. Va casi siempre seca y es vertical y extraplomada en varios tramos. Es la vertical por excelencia de Cataluña y nosotros hacía años que la queríamos bajar, pero no teníamos cuerdas de 100m para realizarlo. Esta vez fuimos con 4x120m y practicamos muchas cosas:

  • Principalmente, acostumbrarse al “patio” de estar colgado a más de 200m del suelo. Y realizar las maniobras tranquilamente.
  • Escoger que descensores y variantes son los más adecuados para rápeles de 100m. Cuanto se calientan, como se frena, cuanto se cansa el brazo de rapelar tantos metros, etc. Hay muchas combinaciones posibles y no se puede decir que un descensor sea mejor que otro para todos los casos. Nosotros bajamos con 8, SFD8 y piranha, aunque también íbamos a probar el STOP pero finalmente no lo hicimos.
  • ¿Autoaseguro o no autoaseguro? Esto para nosotros es una decisión personal, hay personas que se sienten más seguras, y otras que les molesta y les incomoda para las maniobras.
  • Para separar las cuerdas rapelando en doble, no se usa la baga en medio de las cuerdas por encima del descensor, porque se lia, se cruza y te puedes quedar bloqueado. En rápeles largos lo hemos probado y no hemos visto solución que no sea mantenerla con una mano. La opción para separar cuerdas es poner un mosquetón por debajo del descensor que separe las cuerdas antes de entrar en él.
  • Las cuerdas atadas a las reuniones en los fraccionamientos hacen que se rice mucho al final y más con rápeles de 100 metros, por tanto es mejor usar otras técnicas para asegurar la cuerda a la reunión y no rizarse.
  • Cuando usamos cuerdas de 100-120 metros, cualquier gestión es muy laboriosa y por eso es importante que todo esté bien colocado y ordenado. Que no haga falta recuperar ni desenredar cuerdas en reuniones, o nos llevará mucho tiempo.
  • Para la recuperación de 200 metros de cuerda, contando que no están rizadas entre ellas, es de por si bastante pesado. Es mejor usar bloqueadores y ayudarse entre dos personas para hacerlo. Así evitaremos cansarnos en exceso. Además, hay algun truco-técnica para las recuperaciones.

En los videos, además de nuestras tonterías :) también salen algunas pruebas de maniobras incorrectas.

Joao Delgado (Madeira)

La cascada final del Joao Delgado en Madeira es llamada el Velo de la novia y es muy famosa porque cae al mar saliendo de una grieta de la montaña. Son unos 90 metros de cascada con varios fraccionamientos y se baja por dentro del agua. Aquí nos centramos en practicar dos maniobras:

  • Planificación exacta del descenso ya que había un alto riesgo de caida de piedras, de encontrarse dificultades añadidas, etc ya que es una cascada muy poco frecuentada. Aunque siempre pueden salir imprevistos durante el descenso (que las instalaciones no estén donde se esperaban, que una cuerda se enganche, etc.), es importante tener planificado quién y cómo va a montar cada rápel y qué es necesario en cada punto para dar tranquilidad a todo el equipo, ya que muchas veces se está esperando en una cabecera sin saber qué pasa más abajo o más arriba.
  • El último fraccionamiento era completamente dentro del agua, y se tenía que pasar bastante tiempo allí. El agua que caía no estaba helada (estábamos al lado del mar) pero si muy molesta e impedía mirar hacia arriba y, a veces, hacia el frente. Por eso hay que valorar llevar una visera debajo del casco que te de un poco de respiro en la cara o directamente gafas de piscina listas para ponerse y poder mirar hacia todas partes sin problemas.

joaodelgado

Como resumen, las grandes cascadas verticales suelen ser puntos críticos de los descensos, porque son técnicamente complicadas y pueden consumir mucho tiempo y energía si no se realizan las maniobras correctas. Es por eso que recomendamos descender cada vez cascadas más altas y más difíciles, y documentarse bien de las técnicas correctas, antes de ir a zonas donde todo son verticales, ya sea Réunion, Madeira, Perú, etc.

Equipo: En almenos alguno de los descensos aquí descritos hemos estado Alex Andrea, Bea Cesar, Carlos Borges, David Cabañas, David Domingo, Jesús María Ayúcar, Juli Puigvecino, Quim Val, Luis Rodríguez, Raúl Rodríguez
Texto: David Domingo
Videos: Raúl Rodríguez, Alex Andrea, David Domingo, David Cabañas
Fotos: Raúl Rodríguez, Quim Val, Patri Nadal, Juli Puigvecino, David Cabañas

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

5 Comments

  1. Una pregunta en cuanto a la cuerda a utilizar en grandes verticales, ¿cuál de estas dos u otra utilizariais?, la Dana 9 o la Iris 10. A mi me gusta más la Iris 10, me ofrece mayor seguridad, pero ciertamente hay una diferencia en peso que también hay que valorar, de 54 g/m a 67 g/m.

  2. Hola María,
    la respuesta es “depende”, hay un compromiso entre durabilidad y seguridad, y peso.
    Ambas cuerdas son buenas y ofrecen seguridad, pero para equipos grandes, un diámetro de 10mm es más adecuado, porque durará más y ofrecerá más resistencia.
    Pero la IRIS10 pesa bastante más que la DANA9, especialmente si la longitud es de más de 50 metros, así que es algo a valorar también.

    Personalmente, yo no uso cuerdas de más de 10mm cuando son más de 40m, a partir de ahi, todo 9mm.

  3. Hola David:

    Gracias por tu respuesta. La vertical que queremos descender es de 80 metros y somos un grupo de 9 personas. Queremos comprar 90 metros de cuerda, que supone una diferencia en peso de 1.170 gramos entre estas dos cuerdas. A mayor número de metros es una cuestión a tener en cuenta, de manera más que proporcional, por el incremento de peso que suponen el cargar con esos kg de cuerda en la mochila, y por el esfuerzo que hay que hacer ayudando con la mano que se rapela a que la cuerda entre en el descensor, por lo que pesan esos metros de cuerda que cuelga hacia abajo, cada vez más costoso a mayor número de metros.

    El rápel más alto que he bajado de un tirón ha sido de 70 metros, pero es cierto que a partir de 40 metros es costoso rapelar por esa cuerda de 10 mm los primeros metros.

    Como inconveniente de las cuerdas de 9mm de diametro, como me ha comentado un amigo, “a mas las cuerdas más finas chiclean más con el correspondiente roce”. El también se inclina, al igual que tu, por la Dana de 9mm.

  4. Hola,
    si solo quereis esa cuerda para esa vertical y sois 9, el peso no creo que sea tanto problema porque podeis repartirlo entre todo el grupo.
    En cuanto a peso, yo me refiero a tener que hacer grandes barrancos con verticales en los que tienes que transportar cuerdas largas durante aproximaciones duras y jornadas largas.

    Las cuerdas si se mojan, pesan más también :)

    Luego, comprad más metros porque las cuerdas encojen aproximadamente un 10% y no se puede “apurar” con la longitud. Para un rápel de 80 metros me iría hasta los 95, o simplemente, comprar 120 metros de cuerda que os servirán para otros rápeles de 100 metros que hay en otras verticales. Luego, siempre podeis cortar la cuerda y os queden 2 cuerdas de 50-60 metros reales.

    Por el peso para rapelar, es cierto que si el rápel es volado, la cuerda pesa para levantarla pero hay varias soluciones al respecto:
    - Usar descensores que no hace falta “alimentarlos” con la cuerda, estilo STOP (si el rápel es seco).
    - Llevar la cuerda ensacada e ir desensacándola a medida que se rapela. De esta forma, el peso está en la mochila colgada de vuestro arnés y siempre se rapela a la misma velocidad.

    Es cierto que contra más fina más chicleo en distancias largas, pero no debería haber roces en rápeles tan largos porque es muy peligroso, debería haber fraccionamientos si hay roces.

    Espero que te sirva.

  5. Hola de nuevo David:

    La compra de la cuerda esta pensada en principio para un barranco que tiene un rápel de 80m, pero se utlizará más adelante para otros barrancos.
    Contamos con que la cuerda encoge con el uso, y también sé por experiencia como aumenta de peso cuando se moja, unas cuerdas más que otras. Esta bien comprar unos negrillos más.

    Gracias de nuevo por tus consejos, me han servido de gran ayuda.

Comentarios cerrados