Jornadas de Aguas Vivas (parte 2)

Y para finalizar las Jornadas de Aguas Vivas, un segundo fin de semana esta vez en el Pirineo frances, por la zona de Villelongue (Hautes Pyrénées). Los asistentes, los mismos que la semana pasada, Pedro, Fletxa, Amparo, Ricardo, Gemma y un servidor (Droid). Nuestros instructures: Juanlu, Laura y David. Ademas, esta semana se nos unió Pier como guía de barrancos, un frances un poco loco que nos enseñó un montón de técnicas y con el que nos lo pasamos muy bien :).

Nos alojamos en casa de Pier, Relais d’Isaby, un albergue-camping donde Pier organiza muchísimas actividades de montaña, un sitio muy recomendable para volver otra vez. Además de alojamiento, nos ofreció desayuno, comida para llevar a los barrancos y cena, todo a base de productos ecológicos muy buenos y totalmente naturales.

El sábado, después del desayuno, Pier nos dió una breve clase de teoría de media hora, donde nos explicó las técnicas que se usan en la escuela francesa de barranquismo. Ya que estábamos en Francia, éstas son las técnicas que usaríamos durante todo el fin de semana :).
Aunque cada uno esta acostubrado a las técnicas que mejor le van, es muy interesante conocer las que se utilizan en otros sitios y probarlas para así luego tener más criterio al escoger que técnica vamos a usar en cada situación, sus ventajas y sus inconvenientes.

Después de la breve introducción nos desplazamos al barranco de Gèdre. A pesar de haber estado lloviendo toda la semana por la zona, el caudal no había aumentado significativamente, por lo que éste no presentaba ningún problema (muy diferente de la primavera cuando si que se forman movimientos peligrosos en este barranco). El Gèdre es un descenso muy abierto, con constantes escapes y poco vertical, pero con puntos interesantes donde poner en practica las técnicas que nos habían explicado.

Cada vez es más importante el uso de los pasamanos, ya que los equipadores tienden cada vez más a montar las instalaciones en lugares seguros, apartados de las cascadas, lugares que eviten roces de la cuerda, etc… muchas veces de difícil acceso, debido a su situación o a un fuerte caudal que dificulta el acceso. En estos casos, existe una segunda instalación desde donde montar el pasamanos y así llegar de forma segura hasta la instalación desde donde se rapela.

Practicamos varias veces el montaje de pasamanos durante el descenso del barranco, autoasegurandonos o con ayuda de un compañero que nos asegure desde la cabecera del pasamanos.
Todos los rapeles que montamos los hicimos utilizando la técnica del ocho desembragable. En descensos deportivos, puede ser mas práctico y rápido montar rapeles fijos, con el típico nudo en ocho o el nudo en nueve. Sin embargo, en caso de llevar gente no muy experimentada o en situaciones de peligro, es casi obligatorio montar rapeles desembragables para evitar el posible bloqueo bajo una cascada, o para ajustar bien la cuerda al agua mientras desciende el primero del grupo.

Todos los descensos, exceptuando algun caso especial, los realizamos con la técnica del vertaco, el estandar en la escuela francesa. Mi opinión es que lo mejor es conocer todas las técnicas para luego poder usar la que creamos mas conveniente en cada situación. Cada rapel es un mundo, y en cada caso nos puede interesar descender de una forma o otra según las circunstancias y la técnica a la cual estemos mejor adaptados (aunque Pier insista en que el vertaco sea la técnica perfecta, personalmente prefiero el ocho en rápido XD, no te enfades Pier!)

Otra cosa que practicamos fueron los saltos. Aunque parezca algo obvio, nunca esta de más recordar como se salta correctamente XD. Como curiosidad, decir que practicamos el salto de cabeza, que aunque no es aconsejable saltar asi, es interesante saber como en ciertas situaciones nos puede ser de ayuda. En nuestro caso, había un salto de 2 o 3 metros dentro de una pequeña cueva, en la recepción del cual había una fuerte corriente (no tanto en esta ocasión ya que el caudal no era alto) que llevaba directamente a un drosage. Saltar de cabeza, en este caso, nos ayudó a atravesar más rápidamente la corriente y superarla sin problemas. Saltando de la forma habitual, hay que mantenerse lo máximo posible en la superfície para nadar rápidamente y atravesar nadando la corriente peligrosa.

Por último en este barranco nos dedicamos a jugar con una cascada al final del barranco, cruzándola por detras y pasando por debajo de ella. Todo y que no presentaba ningún peligro es una manera de ir acostumbrandonos a sentir los movimientos de agua que se forman y la fuerza de éstos.

El domingo por la mañana nos dirigimos al Saugue, otro barranco muy próximo al Gèdre. El caudal bajo para lo que es normal en ese barranco (grado 5), pero mas vertical y encañonado que el del sábado.

En este barranco practicamos los rapeles guiados y desviamientos de cuerda. Estas técnicas son útiles en situaciones cuando el caudal es muy fuerte para descender por una cascada, hay movimientos de agua peligrosos en la base del rapel, o cuando debido a la situación de la instalación podrian producirse roces peligrosos en la cuerda.

La técnica habitual consiste en descender el primero del grupo, que tiene que ser autosuficiente para afrontar las dificultades por él mismo, y una vez abajo montar el rapel guiado para facilitar el descendo al resto del grupo. La guía se puede montar en una instalación en la parte inferior del rápel o directamente al cuerpo del que ya ha descendido. Nosotros practicamos la segunda opción, al no haber instalaciones en la parte inferior de las cascadas.

En casos donde incluso la persona mas capacitada del grupo no se ve capaz de realizar el descenso, existe la posibilidad de hacer un rápel guiado a la saca. Esto consiste en lanzar por la cascada una mochila atada a un extremo de la cuerda, que hara la función de guía o ancla. Es conveniente dejar un bidón vacío abierto en el interior de la mochila para que éste se llene de agua y tense mas la cuerda. El caudal de agua tiene que ser suficiente o la orografia tiene que ser la adecuada para ayudar a que la mochila no retroceda hacia la cascada durante el descenso. Otra cosa que tambien ayuda es, una vez lanzada la saca, anclar el resto de mochilas del grupo a la cuerda guía y dejarlas deslizar por la guía para así tener mas peso abajo y crear una mayor tensión en la cuerda guía.

Otra cosa a practicar fueron los desvíos de cuerda para evitar roces en la roca. Se trata de pasar la cuerda de rapel por un mosquetón anclado a nuestro arnés, y asi desviar la trayectoria natural del rapel hacia nosotros.

El resto de descensos los hicimos de la forma habitual, ya que no presentaban ninguna particularidad interesante para el curso. No hicimos el descenso integral, sinó sólo la parte superior, debido a que con las prácticas ya llevábamos mucho tiempo en el agua que estaba bastante fría y ya se había hecho un poco tarde.

Despues de cambiarnos y volver al albergue a por el resto de equipaje, ya nos despedimos y regresamos a casa.
Espero volver a encontrarnos todos algun día en algun barranco o si más no coincidir en agun otro sitio o evento :). Muchas gracias a todos los instructores, a Pier por sus enseñanzas y por el agradable alojamiento. Mi valoración de estas jornadas es muy buena. Aunque un poco faltos de agua para lo que yo esperaba :), he aprendido en qué situaciones usar cada técnica. La teoría creo que todos la conocíamos, pero ha sido muy interesante poder practicarla y aprender útiles consejos de cómo aplicar correctamente las maniobras que conocíamos o que hemos aprendido estos días.

Muchas gracias a todos, y nos vemos en los barrancos!

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>