Córcega 2012: Piana y Gravona

sulleoni

El equipo barranquista al completo:
Dardu

Tras unos días por la zona de Alta Rocca y la costa este de Córcega, nos movimos a la costa oeste, donde se encuentran los otros buenos descensos de la isla en la zona de Piana y el acceso al valle del Gravona, donde hay muchos barrancos concentrados también. Nuestro segundo campo base fue en La Sagone, un lugar muy céntrico para llegar a todos los descensos elegidos: Dardu, Sulleoni, Richiusa, Ziocu.

Trailer y video Córcega 2012 como resumen de nuestro viaje barranquista:


Dardu

Jueves 5 de abril de 2012

El Dardu venía anunciado como uno de los mejores barrancos de la isla, aunque para nosotros no cumplió las expectativas generadas, que también hay que reconocer que quizá fueron muy altas. El barranco se encuentra en una zona muy bonita, las Calenches de Piana, que es patrimonio de la UNESCO. Un laberinto de agujas, crestas y formaciones rocosas curiosas que deja al visitante con la boca abierta. En medio de todo ese paraje, el rio se ha abierto paso para formar el barranco Dardu.

Dardu

El barranco empieza en el puente de Cavallaghju, pero este nombre no aparece allí por ninguna parte. Es un puente muy pequeño de la carretera, antes de una curva hacia la izquierda y una recta posterior. Debajo del puente hay una marmita oscura. Para reconocerlo hay que seguir el rio con la mirada y ver si acaba en el antiguo molino, una casa que se ve bien desde la carretera. Nosotros nos paseamos varias veces por la carretera sinuosa y estrecha de las Calenches hasta asegurarnos que era ese.

Desde un mirador-restaurante de las Calenches se ve toda la progresión sinuosa del barranco de Dardu y su retorno por el torrente de Roches Blues. Y al fondo del todo, ya vemos su desembocadura en el mar, 400m de desnivel más abajo.

Dardu

El barranco es un gran caos entre grandes paredes de granito erosionado por el viento y la lluvia. Los paisajes son muy bellos y la sensación de estar en un lugar mágico inunda a todo el grupo. Sin embargo, deportivamente, no tiene gran cosa. Las zonas de gran caos han formado unos agujeros oscuros por donde rapelar y algunos rincones interesantes, pero es muy descontinuo y hay mucho destrepe y andada por el rio. Esta discontinuidad es lo que rebaja la calidad del barranco drásticamente.
Hay algun salto y también un tobogán abierto donde es difícil caer bien al agua, que fue lo más divertido del descenso.

Está bien instalado, aunque el acceso a algunas instalaciones es delicado. El rápel más largo se puede ir por el agua o por dentro del caos, aunque por el agua tiene un roce importante, así que por el caos y oscuros es más interesante.

Dardu

Una vez el barranco se junta con el torrente mayor que le entra por la derecha, el descenso ha finalizado oficialmente. Aquí hay dos opciones de retorno: Remontar por camino hasta el coche de arriba, o bajar al mar y salir nadando hasta la playa más cercana. En nuestro caso, hicimos dos grupos: dos personas remontaron a por el coche y cuatro fueron nadando hasta la playa donde esperaban el grupo acompañante.

Para los que les guste nadar, si el mar está en calma, tendrán 1h 30m aproximadamente de braceo hasta llegar a la playa. También hay la posibilidad de ir encaramándose por las orillas rocosas cuando es posible, caminar flanqueando e ir saltando al mar cuando ya no sea posible. En este caso, echadle un rato más todavía.
Hay embarcaciones que pasan cerca de la costa, y en verano seguramente habrá buceadores y otros deportistas. Hay que tener cuidado con no alejarse mucho de la orilla y ser atropellado por uno de estos barcos.

Para los que prefieran volver andando, recomendamos dejar las mochilas en el principio del retorno y bajar hasta el mar igualmente, son solo 5 minutos. El lugar es muy simbólico. El cauce del barranco se convierte en un montón de piedras redondas de muchos tamaños que entran en el mar. Millones de años de erosión desde que cayeran de las Calenches hasta llegar al mar arrastradas por el agua. Muy pocos vienen hasta aquí, solo quien baje el Dardu o haga el retorno como excursión.

Dardu

Tras disfrutar del mar desde otra perspectiva, nos volvemos hacia el retorno, que empieza por la derecha orográfica, ANTES de crucar el torrente de les Roches Bleues si venimos desde el mar. Si bajamos por el Dardu, el camino bueno está DESPUÉS de juntarse con el torrente. Lo digo porque hay dos caminos con hitos. El bueno remonta por la derecha orográfica del torrente de Roches Bleues en fuerte pendiente durante 30-45 minutos hasta llegar a un collado con vias de escalada, y de ahí se toma un sendero más marcado que va bordeando agujas y collados (subiendo y bajando) hasta llegar a un mirador con hitos y de ahí a la carretera. Aún quedarán 2 kilómetros de subida por la carretera hasta el puente de entrada.

Sulleoni

Viernes 6 de abril de 2012

El Sulleoni se presentaba como el barranco de más envergadura de los que íbamos a realizar en la isla. Bastante desnivel, bastante rápel (incluida una vertical fraccionada) y bastante longitud. Y no defraudó, ya que era diferente del resto, mucho más “continental”, más engorgado, agua menos turquesa y un poco más técnico.

Sulleoni

La aproximación empieza en la aldea de Ravinda. Un lugar encantador con unas vistas increíbles. Es mejor hablar con los aldeanos y pedirles permiso para dejar el coche dentro del recinto, así como indicarles que se va a realizar el barranco y si se puede pasar por la pista privada que sale a la izquierda de la pequeña ermita.
Una vez se toma la pista, se sigue pasando varios campos con paneles de abejas y se mete en el bosque. Las reseñas dicen llegar hasta el final de la pista principal, aunque nosotros pensamos que hay que coger una pista que sale por la izquierda hacia abajo.

Si se sigue la pista hasta el final, se llega a un bajo bosque paralelos a un afluente seco del Sulleoni. A partir de aquí no hay camino y hay que bajar hasta el afluente y flanquear mucho hacia atrás/izquierda para encontrar por fin el cauce principal. A veces parece que hay camino pero se vuelve a perder. Es importante orientarse bien e ir bajando y flanqueando.

Sulleoni

Una vez en el cauce principal, se camina un buen rato por pequeñas badinas y placas hasta llegar a los primeros saltos, rápeles y una zona encajonada de poca anchura. Aquí encontramos una oveja muerta justamente en el pie de una cabecera, que hizo acelerar el ritmo para dejar atrás la peste que soltaba.
Hasta la vertical hay bastantes rápeles cortos, con algún acceso delicado a las instalaciones y roces. Id con cuidado.

La vertical se puede hacer por el agua si no hay mucho caudal (R65m). Por la derecha se fracciona en un R40m y un R25m aproximadamente. Hay una reinstalación regular en un árbol y una reinstalación buena en el diedro, aunque es incómoda para dos personas. En toda la vertical hace bastante viento porque se canaliza ya que la raja que hace el barranco en la montaña se abre hacia el valle en la cascada, y ésta genera también una corriente de viento y gotas para los que esperen en la base.

Después de unos cuantos rápeles más en otra gorga, se llega a la confluencia con el rio principal Umbertacciu, que es casi igual de grande que el propio barranco Sulleoni.

Retorno del Sulleoni

Para el retorno, hay varias opciones:
1) Seguir por el rio principal hasta el puente de la carretera. Son 2 horas de caminar por el rio, para nada recomendable.
2) Seguir por el rio un poco hasta encontrar camino y pista en zig-zag por al derecha hacia la carretera. Este camino atraviesa zonas privadas y los propietarios no quieren que pase nadie. Evitar totalmente.
3) La mejor y más sencilla: Remontar 50m el rio principal Umbertacciu hasta las badinas de la foto anterior y por la izquierda hay un camino con hitos. Este camino remonta hasta otro camino más evidente y sigue hasta llegar a una pista, que se sigue hacia arriba hasta llegar a la carretera. En 20-30 minutos se está arriba. El camino es propiedad de un artesano que tiene un taller-barraca allí, pero que permite a los barranquistas pasar y, de hecho, lo recomienda.
En este caso, hay que dejar el coche de retorno en la explanada de las barracas del artesano. Vereis unos carteles que pone “artisan forgeron-coutelier”.
Está todo explicado en este enlace:
http://www.barranquismo.org/foros/index.php?topic=346.0

Richiusa

Sábado 7 de abril de 2012

Como a mediados de semana había estado lloviendo todas las noches y algún día, pensamos en dejar los barrancos Ziocu y Richiusa para el último día de barrancos, el sábado. Y nos falló el plan porque el viernes tarde-noche llovió bastante por toda la isla y nos impidió realizar ninguno de los dos descensos.

Cabecera del Richiusa

Por la mañana pronto nos fuimos hasta las valles interiores. Llegamos muy pronto al Ziocu y seguía lloviendo, así que sin ni verlo nos fuimos al Richiusa a ver si había más suerte. Ziocu y Richiusa pueden combinarse, pero la carretera que cruza las diversas valles y collados en miles de curvas es muy entretenida, por llamarla de alguna forma :)

Al llegar al aparcamiento del Richiusa seguía lloviendo (no había parado en las últimas 10 horas) y hacía bastante frio (4-6 grados), así que unos abortamos inmediatamente y otros se atrevieron a subir la aproximación para evaluar en la cabecera. Entre claros se podía ver que había nevado en las cotas altas, así que todos los parámetros indicaban que no se podría atravesar la parte encajonada del descenso.

Richiusa

El caudal efectivamente era alto/muy alto, pero nos metimos por la zona abierta a probar algunos movimientos de agua y disfrutar de saltos y badinas. Cuando llegó la parte encajonada, nos salimos por sendero pisado (seguramente otra gente había hecho lo mismo) para llegar al camino de aproximación, bajar un rato y pasar la gorga, y volver al rio cuando se vuelve a abrir. Intentamos remontar para ver como era la gorga, pero con ese caudal era imposible.

Este barranco es difícil de evaluar en las pasarelas de entrada y salida del cañón, ya que no tiene una sección concreta y en la parte encajada del cañón todo es mucho más estrecho y vertical, lo que da bastantes problemas con caudal alto.
Además, no debe estar preparado para hacerse con mucha agua, porque algunas de las instalaciones se encontraban sumergidas.

Richiusa

El día se abrió un pelín, pero era muy tarde para visitar otro cañón y además las lluvias habían saturado el terreno y los barrancos de la valle del Gravona, por tanto, recogimos todo y nos fuimos a la costa, donde allí si había sol y la playa nos esperaba para finalizar el día y la semana de barrancos en Córcega.

Más fotos

Más fotos de los barrancos que descendimos en la isla de Córcega:

Otros artículos de este viaje:
- Descenso de barrancos en Corcega 2012
- Córcega 2012: Alta Rocca

Equipo: Alex A, Beatriz C, Raul R, Luis R, David C, David D
Fotos: Raúl Rodríguez, David Cabañas
Texto: David Domingo

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados