Gestión del riesgo y del equipo en el barranquismo

gestionriesgo

Tras muchas salidas, viajes y expediciones con el objetivo de practicar el barranquismo, uno se va dando cuenta de todos los riesgos que comporta este deporte, y toma consciencia cada vez más que una gestión de los errores, el equipo y el propio riesgo es muy importante para que todo el mundo vuelva sano a su casa y para que repitan en la próxima salida.

Esta gestión de personas, procesos, recursos no es exclusiva del barranquismo evidentemente, sino que se puede aplicar a cualquier deporte de montaña por su alto riesgo (y considerando los barrancos como los que más tiene). Yo voy a hablar respecto a experiencias personales, en los barrancos, en otros deportes y en mi vida profesional/personal.

gestionriesgolibro

Como gran base del artículo tomaremos el libro Gestión del riesgo en montaña y en actividades al aire libre de Alberto Ayora y la editorial Desnivel. Este libro es muy interesante para ordenar ideas, tomar consciencia, indicar métodos de gestión y reflexionar sobre lo que hacemos en la montaña. Pienso que es de lectura obligatoria para todos aquellos que llevan gente a los barrancos o salen habitualmente en grupos consolidados.

A continuación expondré algunas consideraciones personales que hemos aplicado en nuestros viajes y que provienen de forma resumida de este libro. Como punto de partida en el caso del barranquismo habría que leer este artículo de mi amigo Joaquín (knet): Descenso de Barrancos: ¿ A qué nos enfrentamos?

Taking risks :)

¿Colgarse del parabolt de la foto es mucho riesgo? Pues depende, aquella vez el riesgo fue muy bajo porque supimos gestionar los errores y el riesgo de que el parabolt acabara soltándose. Por ejemplo, probamos su estabilidad, aseguramos a otro punto, el rápel era muy corto, etc.

Veamos algunas reflexiones o indicaciones:

  • Hay que intentar no dejar nada al azar o la suerte. No improvisar. Intentar tener todo bien preparado y analizado previamente, adaptado al nivel de la actividad que vamos a realizar.
  • Profundizando sobre esto, hay que analizar el riesgo de cada actividad, viaje o expedición. Preguntarse: ¿qué nos puede pasar? Y anticipar soluciones. Por ejemplo: Podría quedarse enganchada una cuerda, podría bloquearse un compañero, podría haber más agua de la esperada, etc. ¿Qué haríamos en cada caso concreto?
  • Las claves de la gestión del riesgo son diversas y la mayoría tienen la misma importancia: Formación, Experiencia, Percepción, Emoción, Motivación, Atención. Por ejemplo, por mucha experiencia y formación que tengamos, podemos estar despistados (falta de atención) y cometer un error. O bien un día estar de mal humor, con baja motivación para descender un barranco y eso también afecta a cometer más errores.
  • Nunca existe el riesgo cero. Por tanto, siempre hay que seguir unas buenas prácticas para minimizarlo.
  • Una de esas buenas prácticas es doblar la seguridad siempre (dos bagas a los anclajes, dos puntos de anclaje para las cuerdas, etc).

Pero si haces mucha actividad, al final, por un tema puramente de probabilidad, tienes un incidente (que no accidente). Y los incidentes hay que aprender a gestionarlos también:

  • Cuando la tensión es muy alta, el cerebro se bloquea y no se es capaz de decidir, por tanto es importante tener un plan de actuación definido antes, para ejecutarlo mecánicamente sin tener que pararse a pensar y decidir en el momento del incidente.
  • Un análisis de los incidentes previos recoge mucha información para no repetirlos. Nosotros personalmente hacemos un “debriefing” después de cada actividad fuerte para repasar los errores cometidos y lo que nos ha pasado.
  • Las emociones y los sentimientos fuertes se memorizan más profundamente. Si has tenido un incidente o accidente, en el futuro recordarás esas condiciones muy claramente para intentar evitarlas de nuevo. El típico escenario de gente que se rompe un tobillo en un salto, y que no vuelve a saltar nunca más de forma arriesgada.
  • Un incidente que se repite varias veces es una llamada de atención porque se puede convertir en un accidente futuro.
  • Un remedio contra las causas y factores de los incidentes es PENSAR y aplicar el SENTIDO COMÚN. Estas dos simples técnicas son las que más incidentes nos evitarían. Así de sencillo.

Vivac Trou de Fer

Igual que es importante gestionar los errores, la seguridad y el riesgo, también hay que gestionar bien el equipo y las personas, no solo por mantener una buena harmonía en la actividad, sino porque tu seguridad también dependerá de ellos en muchas ocasiones.

Contra más días de viaje o expedición estás, mejor tienes que llevarte con las personas, arreglar situaciones cotidianas y tener un sentimiento de equipo más fuerte. No es lo mismo hacer actividades de un día donde cada uno duerme y cena en su casa, que compartir vivacs con poca comida, poco espacio y mucho frío en lugares inhóspitos donde necesitas dos días para salir de allí a lugares más cómodos.

En general, las técnicas que nos han servido en grandes viajes para mantener un buen equipo son:

  • Conocerse muy bien personalmente. Esto se consigue a base de salir muchas veces juntos y ganar confianza obviamente. Pero en caso de que no sea el caso, hay que forzar e interesarse por conocer profundamente al equipo.
  • Definir los objetivos personales de cada uno y del viaje/expedición en general. Es muy frecuente que los objetivos sean diferentes, y esto puede generar problemas.
  • Potenciar proactivamente la seguridad propia y de los demás. A riesgo de ser cansino :)
  • Cada uno es mejor o peor en un aspecto dentro de los barrancos. Esto es algo que se sabe, pero también pasa fuera de los barrancos, por eso es bueno asignar roles fuera de los barrancos para las tareas comunes. Pueden ser turnos o intercambiables pero es mejor definir esto antes de empezar a movilizarse.
  • Hacer reuniones a diario de “debriefing” de los barrancos y fuera de ellos, para aclarar situaciones, explicar malos comportamientos y buscar soluciones. Sino un conflicto puede agrandarse infinitamente hasta que explota.
  • Negociar pacíficamente todo entre todos.
  • Hay que realizar un plan de actuación para el caso que hay un incidente/accidente. Hay que definir un lider que guiará a los demás, que tendrán roles pre-asignados (también llamados zona de trabajo). Antes de que pase nada, cada uno debe saber que roles hay y cual será el suyo en caso de pasar algo. El lider tendrá la capacidad de mandar y coordinar a los demás. Este plan debe realizarse al principio y dependerá de las capacidades de cada uno en cada rol. Por ejemplo: Habrá un rol de asistencia al herido (sanitaria), otro de salir rápido a avisar a ayuda externa, otro de protección de la zona, etc.

Y en todo equipo también debe haber un lider que gestiona, informa y coordina todos los demás, sin tener un status mal visto de “jefe”. Una persona que conozca bien a todos y a los objetivos y que sepa gestionar el proyecto con liderazgo y decisión.

Bras Noir

Como resumen (al que también llega el libro), la gestión del riesgo es gestión del error. Y para saber gestionar el error hacen falta muchas cosas: No solo las claves de experiencia, formación, etc, sino también conocer el equipo, la situación, el plan previo y una larga lista. Nunca es suficiente porque nunca hay riesgo cero.

¡Ah! ¡Y comprobad los saltos! :D

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

3 Comments

  1. Joaquín Pérez Rodríguez

    Gran Artículo, como siempre David, tu experiencia enriquece este deporte y a los que lo practicamos.

    Abrazos a todos.

  2. Muy buen articulo, me parece muy enriquecedor y a tener en cuenta. Muchas gracias

  3. Pingback:Errrores comunes en barranquismo | Entre Rimayas

Comentarios cerrados