Réunion 2013: Salazie y Plaine des Palmistes

salazie

Este artículo es una guía de los barrancos de las zonas de Salazie y Plaine des Palmistes en La Réunion, que se complementa con la guía general del viaje y otras zonas:

Plaine des Palmistes

Después de visitar Cilaos, en nuestra estrategia planteamos acometer los descensos más importantes de la isla sin mucha espera. Al fin y al cabo era lo que pretendíamos hacer en nuestro viaje y no queríamos tener la mala suerte de tener que volver a casa sin descender estos barrancos por culpa de cualquier imprevisto: méteo, incidentes, lesiones, etc.

La zona de La Plaine des Palmistes, y el entorno donde se realizan los principales barrancos, se caracteriza por estar en un entorno natural espectacular, el bosque de Bébour-Bélouve, donde se pueden realizar numerosos trekkings y donde nosotros elegimos alojarnos para estar bien cerca de los barrancos principales. También, cualquier tarde “tonta” da para jugar un fútbol callejero en alguna de sus zonas de pícnic, como hicimos nosotros :D

De camino de Cilaos atravesamos varios pueblos donde pudimos degustar unas deliciosas brochetas en la misma calle. Cómo no, la gastronomía local también entraba en nuestros planes. Cabe decir que, en general, la comida en la calle o en restaurantes es cara, comparada con Europa.

Para nuestro alojamiento, fuimos a parar a la Gîte du Pic des Sables, por recomendación de varios barranquistas que habían estado anteriormente. Es el lugar de referencia para alojarse para hacer el Trou de Fer, aunque no imprescindible.

El propietario es Elian Jista, a quien nosotros apodamos cariñosamente “el jefe”, y fue en sus tiempos guía de barrancos, por lo que conoce a la perfección lo que hacemos, nuestras necesidades y nos facilita mucha información. El ambiente del refugio es familiar, las cenas parecería que estuviésemos en la corte, con él y su mujer presidiendo la mesa, lo que facilita el intercambio cultural (eso sí, solamente en francés o criollo). Las paredes del salón están decoradas con fotos de anteriores barranquistas (esperamos que la nuestra ya le haya llegado y que si vais podáis verla con las demás).

Hay que destacar que tiene amplios espacios y nos facilitó infraestructura para poder colgar todos los días nuestros neoprenos mojados, y que se esforzó al máximo en que estuviésemos a gusto: nos preparó zumos con alguna fruta que le llevamos, nos cocinó papaya, las cantidades de comida eran generosas, nos preparó pasta porque se lo pedimos especialmente… en fin, muchos detalles que cuesta describir en unas líneas. También nos hizo la combinación de vehículos para el Trou de Fer. Eso sí, como contraprestación tuvimos que aguantar (bueno, también nos lo tomamos a mofa) que siempre se metiese con la mala fama que tenemos “les espagnols, les espagnols” porque siempre tienen que rescatarlos en “helico” :)

Takamaka 1

Uno de los grandes barrancos de Réunion e imprescindible en cualquier programación.

Aunque el principio del barranco es seco, conviene realizar un control de caudal en el puente de la carretera. El control es que no lleve más agua que un dedo por encima del cemento, ya que más abajo recibe agua de otros afluentes y acaba siendo muy acuático.

Nada más entrar en el barranco te das cuenta de que entras en otra dimensión, de que no es el típico barranco grande que tenemos en mente. Allí, lo que es grande, realmente es GRANDE. El Takamaka 1 es la parte superior de la Rivière des Marsouins, uno de los lugares turísticos que se pueden visitar en helicóptero, previo pago.

Desde el puente, andas 100m por el cauce y ya te encuentras con el primer rápel y circo brutal. La primera cascada seca (80 m) se puede descender tanto por la derecha como por la izquierda, y en cualquier caso las reseñas del libro de Ric-à-Ric no coinciden. La realidad es que son más metros que los reseñados, por la derecha unos 75-80m, tras un pasamanos en flanqueo-subida que ya pone las pilas. Si se baja por la izquierda, hay que prestar bastante atención a las piedras que se desprenden.

Después hay otro largo caos de bloques seco o que baja un chorrillo, sino mal =) Y enseguida viene el R140. En realidad es un continuo de diferentes rápeles que, mentalmente, no dan sensación de patio porque es medio arrampado. También se puede descender por el agua, pero tiene varios roces muy malos y es desaconsejable. De todos modos no es fácil encontrar esas instalaciones. Hasta después de este rápel no es necesario ponerse el neopreno. Aunque parece que te vas a mojar, nunca llegas a caer a la badina.

Después llega la cascada llamada “el mini Trou de Fer” y que tanto su descenso como su llegada es mágica. El agua del cañón se acanala en una cascada que se desciende por la izquierda orográfica. El rápel en sí baja a solamente 1-2 metros del activo, cuya agua te va mojando y salpicando, hasta que quedan un par de metros para tocar el agua, donde es preferible quedarse corto con la cuerda y saltar, ya que la recepción es en una inmensa poza de olas y la cascada lleva mucha fuerza en su impacto con la badina. Hay que recuperar desde fuera totalmente, preveer 80 metros de cuerda de recuperación.
Para nosotros fue, unámimemente, uno de los mejores, si no el mejor, rápel o rincón que encontramos en Isla de La Réunion. Pueden describirse muchos detalles, pero es mejor vivirlo.

Tras este éxtasis, el resto del barranco ya podría caracterizarse por ser acuático completamente, para el que es necesario tener conocimientos de aguas vivas, ya que todos los rápeles y toboganes tienen mucho agua y rebufos. De hecho, nosotros tuvimos un pequeño susto en uno de ellos al no valorarlo adecuadamente. Por suerte solamente quedó en un incidente, pero nos metió un poco de miedo en el cuerpo y extremamos precauciones todo el resto del barranco, lo que hizo que fuéramos más lentos de lo normal.

Casi al final del barranco hay un tobogan un poco sucio donde no se ve bien el final, que se puede evitar por la izquierda, desde dentro del bosque, cuyo rápel es volado y es un poco difícil de encontrar, ya que son unas viejas cintas atadas a un gran árbol.

Para el retorno, anteriormente se salía por la presa del final saltando vallas pero desde el 2012 existe una salida nueva antes de llegar a la presa, marcado con hitos, por una subida casi escalada, que resultó ser matadora y bastante perdedora. En una senda muy poco usada se van encontrando escalones de ferrata y químicos en los pasos más verticales, pero casi todo el rato es ascender ayudándose de las raices con las manos. Es posible tener que poner alguna cuerda en fijo para los no escaladores o si hay alguien ya muy cansado. Ya que hay algun tramo de escalada en libre bastante expuesto.

Hay que estar muy atentos a puntos clave, especialmente una vez se llega a la parte más plana de la parte superior (1 hora de subida por lo menos), que hay que estar muy atentos a coger el camino bueno que sube tirando hacia la derecha. De hecho, de nosotros 6, al dividirnos en el retorno por una cuestión de ritmo de cada uno, 3 nos perdimos en la selva, y nos costó encontrar la pista 3 horas, ya de noche. Menos mal que llevábamos Walkies y nuestros compañeros nos ayudaron a orientarnos. Si no, quizás todavía estaríamos allí.
Por tanto, recomendable llevar brújula y estar muy atentos si la luz escasea, hay que subir siempre dirección Norte para encontrar la pista.

Bras Noir

El barranco es facilito, tiene muchos pasamanos y creemos que lo realizan algunas empresas. Se llama así porque el agua que lleva es muy oscura, casi negra y casi estancada, con pozas muy grandes, aunque cuando lo descendimos iba bastante flojo de agua y se veían marcas de haber llevado más cantidad de agua en otros tiempos. Tiene fama de ser un barranco muy frío, aunque a nosotros no nos dio esa sensación.

La entrada al barranco se realiza por un sifón, que aunque el nivel era bajo y corría poca agua, solamente tiene una ventana de aire de unos 20 cm de alto. Si el nivel de las pozas es superior, estará totalmente cubierto. Pero en general, es fácil de pasar. Sino, puede cogerse otra variante en la aproximación que te deja pasado el sifón.

El descenso es corto, para hacerlo de tarde, ya que tiene buenas vistas también sobre el Pic des Sables justo enfrente. El rápel de 41 metros te lleva a una ventana-repisa donde se fracciona y que puede saltarse si hay suficiente profundidad. Es un salto alto, y más para nosotros que las marcas de agua habituales del barranco se encontraban 2 metros por encima del nivel actual.

Y en el retorno se puede ver alguna poza seca, muy profunda, que da la sensación de ser un cenote.

Salazie

El circo de Salazie es otro de los tres grandes circos de La Réunion. A nivel turístico es el más explotado y realmente tiene unas grandes vistas y posibilidades de trekking desde el pueblo de Hellbourg, el pueblo con más tiendas de souvenirs de toda la isla :) Aunque no os espereis ningun pueblo bonito, porque no tiene nada. El circo si es muy muy bonito, y tiene numerosas cascadas en su vertiente este, algunas abiertas y otras todavía por abrir. En Hellbourg no dejeis pasar la ocasión de visitar los bambús gigantes.

Pero para los barrancos, solo hay interesantes el Trou Blanc y la Voile de la Mairée que se encuentran en lo alto del circo. En la carretera que sube al circo se encuentra la desembocadura del Bras de Caverne del Trou de Fer y el mirador sobre el Ravine Blanche, que mirábamos sin cansarnos una y mil veces, y que intentamos su descenso sin éxito.

Pero los accesos se realizan por otras valles, por tanto, no recomendamos poner campo base en este circo porque la carretera que sube es bastante buena y pueden realizarse los descensos en un día, turismo incluido. Nosotros para estos descensos dormimos en la costa este que teníamos mejor oferta de alojamientos.

Trou Blanc

Este barranco nos lo habían vendido como el “Llech” de La Réunion, por su carácter lúdico y por los nombres de sus toboganes y pasos. En realidad, no es para tanto (aunque sí es divertido), pero es cierto que el márketing de las empresas que lo realizan le dan ese ambiente de aquapark. Por este motivo el barranco está muy bien equipado, ya que hubo un accidente grave hace tiempo con varios muertos por una crecida.
Pero repetimos, no llega a ser un Llech, se queda en un Viu de Llevata. Para hacer algo diferente del resto de verticales de la isla.

Hay que seguir muy bien la topo, ya que se pueden realizar todos los toboganes y saltos excepto los que se indican que no se pueden por malas recepciones. La roca está completamente pulida, no resbala (sí sí, no resbala!!!) y estéticamente es muy diferente al resto de barrancos que encontramos en la isla.

Hay un tobogán que te da la vuelta completamente y que es muy divertido. Se puede hacer desde arriba completamente. El tobogán “zim zam zoum” no da golpes, y el tobogán “tap de cul” sí :)

Para la aproximación, tras dejar el coche abajo en el mirador-parking del final de carretera, se sube por la pista que habíamos dejado antes en subida hasta la aldea de Trou Blanc y allí mismo coger un sendero que baja al rio, no seguir la pista.

Voile de la Mairée

Esta bella cascada se ve desde la carretera, está señalizada y todos los turistas se paran a realizarle una foto.

La aproximación a la cabecera es muy directa, ya que se sube prácticamente al lado del barranco, que es muy vertical. Es dura y al principio de la aproximación se cruza la cascada por abajo. Hay muy poca senda, solo de barranquistas.

Aunque el barranco es muy vertical y abierto, los rápeles en sí están con rampitas, muy vestido con vegetación y nosotros lo encontramos con un buen caudal para disfrutarlo. Nos recordó mucho a los barrancos de Madeira, por ser un barranco sin descanso y con tanta vegetación.

El barranco es más bonito de lo que parece a priori, tiene un rápel engorgado al principio bastante interesante y es corto, por lo que sirve perfectamente para rellenar una tarde o combinarlo con el Trou Blanc.

Está bien instalado, tiene buenos pasamanos y hay algún roce que se debe proteger o revisar.

Equipo: Alex Andrea, Carlos Borges, David Cabañas, David Domingo, Luis Rodríguez, Raúl Rodríguez
Texto: Luis Rodríguez
Fotos: David Cabañas, Raúl Rodríguez, Luis Rodríguez
Video: Alex Andrea, Raúl Rodríguez, David Domingo

Comentarios

comentarios

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados